Piedra OnLine

sábado, 29 de agosto de 2015

El llamativo apoyo del FpV a la suba del presupuesto de la Ciudad que pidió Macri

Se votó esta semana en la Legislatura porteña un aumento del presupuesto solicitado por el jefe de Gobierno y candidato a presidente Mauricio Macri, que implica una crecida del endeudamiento de la Ciudad por más de mil millones de pesos.

Los principales argumentos para esta suba “extra” de la partida fue el pago de salarios a personal municipal (en base a lo acordado en paritarias); un subsidio para el Garrahan; un subsidio para los Colegios privados y un incremento de la emisión de letras de deuda pública. En total, alrededor de 4.100 millones de pesos.

Algunos legisladores de partidos de izquierda, como Gustavo Vera (Bien Común), Alejandro Bodart (Nueva Izquierda) o Marcelo Ramal (FIT) criticaron duramente la medida, por ser la segunda suba en el año: la primera fue del 100%, y ahora es del 52%. También cuestionaron los pagos a las escuelas privadas frente a la crisis edilicia educativa, y el subsidio del Garrahan (44 millones de pesos) que es menor a lo que se había requerido desde el prestigioso Hospital de Niños.

Sumado a estos cruces, la oposición denunció una baja medición de la proyección de inflación por parte del macrismo (menor al 30%) que marcaría un "principio negativo" de los aumentos salariales acordados. También, señalaron la capacidad actual de la Ciudad de pagar el endeudamiento, si el Gobierno revisara los contratos de algunas prestaciones privadas, como la de la recolección de basura.

Finalmente, la iniciativa tuvo el apoyo necesario y llegó a buen puerto (se aprobó con amplia mayoría). Además del PRO, el bloque ECO -segunda minoría en el parlamento- acompañó la movida, aunque con reservas por el uso desmedido de gastos en publicidad oficial y con la exigencia de “revisar las prioridades”.

La sorpresa llegó cuando la bancada kirchnerista, luego de algunas críticas, levantó la mano y votó a favor de la iniciativa presupuestaria que había pedido Macri, el principal rival de Daniel Scioli en las presidenciales. Incluso el legislador ultrak Juan Cruz Campagnoli (Nuevo Encuentro), uno de los más entusiastas a la hora de golpear al oficialismo, evitó votar en contra y simplemente se "abstuvo".

Todo indica que esta actitud de la tercera minoría responde a un trasfondo electoral que implicó renovados pactos políticos de cara a octubre, que además está en sintonía con la tendencia de los últimos años: efusiva enemistad en el discurso, discreta sociedad en la práctica.