Piedra OnLine

domingo, 16 de agosto de 2015

Pechi-Rioseco, un acuerdo que mira hacia el 2019

Los dos intendentes buscan quedarse con el centro de la oposición.

Fernando Castro
fcastro@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
Horacio Quiroga y Ramón Rioseco revalidaron sus títulos de pragmáticos del año y sellaron un acuerdo que excede la coyuntura electoral de la ciudad. El intendente de Cutral Co terminó respaldando la candidatura de Pechi en la capital a cuatro días de acceder con el Frente para la Victoria a las postrimerías del Parlasur. Tampoco el líder de NCN tuvo demasiados problemas y posó gustoso para la foto. Dentro del kirchnerismo, el acuerdo fue experimentado como un cimbronazo y recibido con dosis importantes de resquemor frenado (por ahora) en la punta de varias lenguas.
El acuerdo incluye cuotas de participación en listas de concejales y apoyos menos cuantificables en los procesos electorales que los dos intendentes atravesarán en sus respectivas ciudades. Es un paso fuerte en el plano simbólico (los dos opositores que más miden se juntan), pero sería osado calibrar ya los efectos para el conteo de los porotos.
Los votantes de ambos se encuentran, en buena medida, en las antípodas ideológicas. La foto del abrazo tiene otros objetivos, copa la escena, denota iniciativa, aspiración de poder y hasta es un gesto desde el ombligo de Rioseco hacia el PJ, donde hay sectores que siempre lo observaron con recelo y le han puesto más de un obstáculo en el camino.
El terreno verdaderamente sustancioso es patrimonio del futuro. Si gana, Quiroga quedará por otros cuatro años más en el Municipio para gestionar una cuarta intendencia. Ya descartó reeditar su ímpetu por la gobernación, algo que deberá ser medido en su tiempo justo. Como sea, se apuran en mostrarse como los dos con aptitudes para disputar el cetro de líder de la oposición (no vaya a ser cosa que alguien más se atreva a ocuparlo). Rioseco lo debe ver claramente. Y no hace otra cosa que tirarse de cabeza para, en definitiva, alistarse para esa pelea, aunque asuma los riesgos del elefante en el bazar. En rigor, es un lugar que desde el propio kirchnerismo lo habían alentado a ocupar. Fue Oscar Parrilli quien lo había constituido en su candidato, a instancias, se dijo, de Cristina.
Hay, también, un gesto de rebeldía del intendente de Cutral Co. Se sacó la foto con Quiroga a cinco días de las PASO en las que fue en la misma boleta que Daniel Scioli. No pareció importarle demasiado lo que dirían sus ¿compañeros? del amplio entramado pejotista y K. Fue y posó junto al máximo exponente del macrismo en la provincia. Mientras Rioseco se siente único dueño de los votos que lo llevaron a un destacado desempeño en las elecciones de abril, en el kirchnerismo braman por lo bajo y le enrostran la porción de sufragios que aportaron los intendentes que, a decir verdad, siempre lo vieron con algo de recelo.
En el peronismo lloran que no eran la forma ni el momento apropiados. “¿Todo vale?”, se preguntan sobreactuando espantos al sopesar el acuerdo, que tiene lugar a 60 días de definirse quién será el próximo presidente. Por lo demás, juran que Parrilli, el secretario de Inteligencia que conduce los hilos del PJ local, nada tuvo que ver con la foto de la polémica.
Como para añadir más ingredientes a un cuadro tan complejo como apasionante, ahí están como un factor más los coqueteos entre Jorge Sapag y el presidenciable K, un culebrón que ahora incluye un asomo de respaldo de los gobernadores de la Ofephi, una movida que despliega una reunión en la capital provincial el mes que viene, en la recta final hacia los comicios del 25 de octubre.

En contexto
Tres momentos de un camino que arrancó en el 2013

Primeros acercamientos
A finales del 2013, Horacio Quiroga y Ramón Rioseco comenzaron a reunirse. En ese momento el objetivo era conformar una posible fórmula para disputar la elección provincial. No hubo caso: ninguno de los dos bajó sus aspiraciones de encabezar la lista. Un año más tarde fracasaba el acuerdo, en medio de la campaña provincial.

Cómo ser un candidato K
En ese momento, al intendente de Cutral Co los números de las encuestas lo posicionaban muy bien. No faltó casi nada para que terciara un llamado desde la Rosada. Fue Oscar Parrilli el que le ofreció ser el uno de la lista del FpV, sin la necesidad de atravesar una interna. Finalmente, quedó segundo detrás del MPN.

La reedición del frente
Luego de las elecciones provinciales de abril, con el concejal Mariano Mansilla como nexo, volvieron a dialogar. El primer paso establecer un acuerdo para las elecciones locales por venir, como las de Cutral Co y la capital. Y, al mismo tiempo, ir pensando en la conformación de un espacio opositor al partido provincial.

Hay once candidatos para ir por la ciudad

NEUQUÉN
Finalmente, la Justicia Electoral confirmó que serán 11 los candidatos que irán por la intendencia el 4 de octubre.
A las ya conocidas postulaciones de Horacio Quiroga (NCN) y Pablo Bongiovani se sumaron los nombres de otros nueve aspirantes que formalizaron el trámite: se trata de Gastón Contardi (Confluencia por Neuquén), Gastón Ungar (FpV) y Mercedes Lamarca (Libres del Sur).
Otro de los candidatos que dará la disputa es Juan José Dutto (CC-ARI), además de Ceferino Gil (Frente Integrador Neuquino), Ricardo Dougall (Lista Ciudadana) y Graciela Frañol (FIT). Completan el listado de candidatos Priscila Otton (Nueva Izquierda) y Pedro Córdoba (Movimiento Vecinal Neuquino).
En esta oportunidad, el MPN definió contar con el respaldo de cinco listas espejo: serán un calco de la boleta del partido provincial, pero con otro sello. Son el Frente Popular por la Dignidad, el Frente Social por la Dignidad, el MID, Adelante Neuquén y Unión Popular.
De este modo, parece hacer borrón y cuenta nueva y evitarse futuros dolores de cabeza con las listas colectoras, que mostraron un pobre resultado al ir con candidatos propios en la última contienda provincial de abril. Esto motivó cuestionamientos en las filas del MPN. En total serán 23 las agrupaciones políticas que participarán de la elección del 4 de octubre próximo, donde debutará la boleta electrónica como sistema de votación en la capital.