Piedra OnLine

sábado, 26 de septiembre de 2015

El mercado los mandó a casa con las manos vacías

La Provincia decidió frenar la colocación de los bonos Ticade por las altas tasas de interés.

Neuquén.- El ministro de Economía, Omar Gutiérrez, y el presidente del Banco de la Provincia de Neuquén, Marcos Koopmann, se vuelven con las manos vacías de Nueva York, tras decidir postergar la colocación de los bonos Ticade, que -según los planes del gobernador Jorge Sapag- oxigenarían el tesoro y permitirían pagar el aguinaldo de fin de año.
Ayer por la tarde, la Provincia informó que terminó las presentaciones a inversores internacionales y que lanzará el bono “cuando las condiciones del mercado sean más estables y convenientes”.
Además, indicó que “si bien hubo buena receptividad para la suscripción”, las tasas, que superaban los dos dígitos, no eran convenientes. Se ofreció el 10,25 por ciento de interés.
La emisión está autorizada por la Legislatura por una suma de hasta 350 millones de dólares y cuenta con el respaldo de las regalías hidrocarburíferas.
La gira de Gutiérrez y Koopmann empezó el miércoles en Londres, continuó en Boston y cerró ayer en Nueva York, donde se reunieron con inversores extranjeros. Cuando colocadores les informaron que no se accedería a tasas de un dígito, decidieron postergar la colocación para un momento más oportuno.
No fue una buena semana para salir a ofrecer los Ticade en los mercados internacionales. Cuando los funcionarios neuquinos estaban en viaje, sorpresivamente, la Comisión Nacional de Valores lanzó la resolución que obliga a que los activos de los Fondos Comunes de Inversión que se negocien en el exterior sean valuados en moneda de emisión al tipo de cambio del Banco Nación.
La medida provocó la caída de los precios de los bonos de referencia, BonarX y Bonar 24, que inundaron los mercados, y llevó la tasa de interés por arriba de los dos dígitos en dólares, lo cual terminó por perjudicar los planes de Neuquén.
Ahora la Provincia deberá aguardar la evolución de los mercados. Necesita colocar los Ticade para cancelar los vencimientos de deuda pública que vence a partir de enero de este año, lo cual permitirá liberar recursos para hacer frente al pago del aguinaldo a los estatales.