Piedra OnLine

lunes, 28 de septiembre de 2015

Mucha licencia y pocas clases

Por Pancho Casado

Cerca de 6000 auxiliares de servicio en toda la provincia ponen en peligro el dictado de clases a raíz de la puja gremial que existe entre ATE y ATEN por el convenio colectivo que los ampara. Los directores de las escuelas afiliados al gremio docente son la herramienta de presión que utiliza ATEN, y en la mayoría de los casos se niegan a cumplir con lo estipulado en el mencionado convenio que logró ATE para los auxiliares de servicio, cuando Daniel Huth desistió de sentarse en la misma mesa con la dirigencia estatal.
Los directores plantean que son demasiados los auxiliares de servicio con certificado médico (se cree que supera el 60 por ciento de los 6000 totales), dando lugar a la falta de limpieza en los establecimientos y por lo tanto a la suspensión de las clases.
ATE sostiene que los directores se niegan a generar el proceso administrativo tal cual corresponde: informar la novedad de la persona que está faltando desde el día cero, involucrar de inmediato a la junta médica para que realice un seguimiento y un control si fuera necesario, para que finalmente desde la dirección de auxiliares de servicio se termine designando a otra persona.
El problema más grave es que nadie defiende los derechos de los niños: que no pueden hablar, que vienen también por una taza de leche y que se encuentran con un cartel en la puerta que dice “Hoy no hay clases por falta de auxiliares de servicio”. Nadie se hace responsable de lo que pasa con los chicos, los derechos de ellos no pueden estar detrás de un convenio colectivo de trabajo. Entre esos chicos hay muchos en riesgo social que no entienden de convenios. Es necesario que las partes involucradas no dejen que el árbol les tape el bosque.