Piedra OnLine

jueves, 24 de septiembre de 2015

Villa Llanquín estará sin balsa hasta nuevo aviso

Se averió la embaración a maroma que permite el cruce de vehículos sobre el río Limay. Los pobladores dependen del deteriorado camino de ripio que conecta con la ruta 23.

La Dirección de Vialidad Rionegrina informó este jueves (24/09) que está fuera de servicio la balsa maroma utilizada por los pobladores de Villa Llanquín para entrar o salir del paraje desde la ruta nacional 237 y que no hay un plazo cierto para el reestablecimiento del servicio gratuito.

La villa rural cuenta con una población estable cercana a los 250 habitantes que dependen de ese paso para llegar hasta Bariloche, recorriendo por asfalto unos 45 kilómetros para aprovisionarse, realizar trámites o concurrir a médicos especializados. El servicio que presta Vialidad Rionegrina es gratuito y funciona todos los días del año, con horario variable según la estación.

Las alternativas son el deteriorado camino de ripio que conduce hasta la ruta 23 -en el tramo que aún permanece sin asfaltar- o el cruce a pie por la pasarela para abordar un único servicio diario de trasporte que pasa por la ruta 237.

Vialidad señaló que la interrupción del servicio se debe a que se detectó un desperfecto mecánico en la embarcación y que hay un grupo de profesionales trabajando en el lugar pero que no cuentan con un plazo cierto para completar la reparación.

Por lo mismo advirtió que la suspención del servicio regirá hasta nuevo aviso. La balsa que se impulsa por la fuerza misma del río permite el cruce de vehículos y cargas a la altura del kilómetro 1600 de la ruta nacional 237.