Piedra OnLine

domingo, 11 de octubre de 2015

La Ciudad, un karma para el MPN desde hace 16 años

Pese a la derrota, para Sapag y Gutiérrez el saldo es positivo de cara al 2019.

NEUQUÉN
A una semana de la derrota electoral del Movimiento Popular Neuquino (MPN) en la ciudad, las aguas comienzan a aquietarse y es allí cuando surgen los primeros análisis respecto a las razones del resultado obtenido por el partido provincial, que no involucran sólo la comparación de datos con comicios anteriores, sino que también se enfocan en buscar alguna explicación algo más abarcativa a un fenómeno que se repite desde 1999.

Viendo el vaso medio lleno, desde el MPN se argumenta, no sin razón, que el partido obtuvo el domingo pasado un 33% más de votos que en la elección a intendente de 2011, lo que muestra un crecimiento progresivo en la ciudad. Pero no menos cierto es que esos comicios, que llevaban como candidato a José Brillo, significaron la más floja performance del partido en la capital en su historia.

Saliendo de los números, el primero en lanzar una piedra con relación a buscar explicaciones a la derrota electoral fue el titular del gremio petrolero, Guillermo Pereyra, quien dijo que se "erró" en la elección de los candidatos, a los que les endilgó "falta de agallas". Una visión parecida tienen otros sectores del partido que no formaron parte del armado de las candidaturas. Las críticas hacia Pablo Bongiovani apuntan a su corta trayectoria política y a que buscó la intendencia sin haber concluido su primer mandato como concejal, siendo, al mismo tiempo, diputado provincial electo.
"Nosotros propusimos candidatos, otros no lo hicieron", sentenció el gobernador Jorge Sapag en diálogo con este diario. El mandatario analizó que, de haberse concretado una interna, el postulante surgido de ese proceso habría obtenido mayor "fortaleza". No obstante, indicó que tanto el candidato a intendente como la propuesta que presentó el MPN para la ciudad "fueron buenas".

Sapag apuntó también a que la gente "conoce a Horacio Quiroga" y a que el postulante que llevó el MPN "era nuevo", pero afirmó que en la próxima elección a intendente, al quiroguismo le será difícil ganar. El gobernador sostuvo que la elección municipal nunca se "provincializa" ni se "nacionaliza", y que se trata de una cuestión bien local, en un contexto en el que "la gente está votando oficialismos".

Bongiovani tuvo el aval de Sapag, pero su principal promotor fue el electo gobernador Omar Gutiérrez. Al ser consultado sobre las razones del resultado del domingo, el actual ministro de Economía dijo que "hay un trabajo en marcha y positivo", destacó que el MPN "llevó caras nuevas" mientras "enfrente repitieron las mismas candidaturas de siempre". Indicó que el partido provincial perdió por "muy poco" con esta nueva estrategia, tanto en Neuquén como en Plottier, pero que con esas mismas armas retuvo las intendencias que gobernaba y recuperó otras, como San Martín y Junín de los Andes. "No repetimos candidaturas y apostamos a un recambio. Vemos futuro en este proyecto colectivo", señaló Gutiérrez.

En el horizonte, si es que se eliminan las elecciones de medio término, el MPN tendrá revancha en la ciudad recién en 2019, en lo que podría ser ya la etapa pos-Quiroga, siempre y cuando el intendente cumpla su palabra de no buscar más cargos ejecutivos.