Piedra OnLine

sábado, 17 de octubre de 2015

La refractura se pone de moda

Un estudio asegura que mejora la productividad de los pozos

La búsqueda para bajar costos en Estados Unidos tiene a la tecnología como su mejor aliado. Y la estrella del momento parece ser la refractura hidráulica, es decir volver a estimular pozos no convencionales para poder sacarles hasta la última gota de hidrocarburo.

Y si bien desde hace varios años hay experiencias de este tipo, en el último año la técnica se extendió de forma marcada en los distintos shales de América del Norte. Los entusiastas creen que esta "segunda oportunidad" puede aumentar hasta un 30% la productividad final de un pozo, algo que sin duda podría amortizar la nueva completación.

Un estudio de la consultora Energent Group asegura que los resultados de la aplicación de esta técnica en la formación no convencional Haynesville podrían extenderse a otros shales en Estados Unidos.

"Los operadores deben encontrar formas de reducir la falta de certeza en los programas de refractura y demostrar retornos comparados a los de otras opciones de inversiones", aseguró Todd Bush, presidente de la consultora. "Con los cientos de pozos horizontales perforados, las empresas están aprendiendo de las lecciones que les dio la completación para sacar más valor de los activos existentes", reseñó el especialista. Para el 2020, calculan, el negocio de la refractura en la formación Haynesville moverá más de 500 millones de dólares. Los costos dependen del tipo de trabajo, el recorrido horizontal de los pozos y los métodos que se utilicen para la volver a fracturar, porque hay varios.

Sin embargo, según el estudio, el costo de cada operación va de los 900.000 a 2,8 millones de dólares. Y en este punto llega el número clave: para Energent Group, con el gas a 2,3 dólares el millón de BTU (un tercio de lo que paga el mejor precio argentino) los trabajos de refractura a 1,75 millones de dólares son económicamente viables.

La consultora cree que el precio promedio puede rondar los 1,65 millones de dólares, lo que agregaría a un pozo promedio horizontal de la Cuenca Neuquina entre un 10 y un 15% de su valor final. Claro que este esquema no puede trasladarse de forma directa a la región.

Según la consultora, que utilizó bases de datos de las propias empresas para arribar a estas conclusiones, Haynesville será sólo la puerta de una actividad que se extenderá al resto de las formaciones.