Piedra OnLine

miércoles, 7 de octubre de 2015

Una estudiante murió en Bariloche

Era de la provincia de Buenos Aires y estaba en los últimos días de su viaje de egresados. Se descompensó en la habitación del hotel. Anoche no se conocían los motivos.


BARILOCHE (AB).- Una chica de 17 años de un pequeño pueblo de la provincia de Buenos Aires, murió ayer en el hotel Sol, en pleno centro de la ciudad. Julieta Uriarte se descompuso en la habitación y los esfuerzos por reanimarla fueron en vano.

Julieta había llegado hacía una semana desde Adolfo Gonzales Chaves, un pueblo del sur bonaerense, cercano a Tres Arroyos. La familia fue notificada pocas horas después de la muerte, que provocó conmoción entre familiares, vecinos y habitantes en general de esta pequeña localidad, que se reunieron anoche en torno de la casa de la joven.

Julieta se había descompensado, al parecer en su habitación del hotel de la empresa Travel Rock, una de las que mayor cantidad de estudiantes trae todos los años a Bariloche, en la calle Villegas entre Mitre y Vicealmirante O'Connor.

Cursaba el quinto año en el Colegio Nacional Juana Elicagaray, un instituto privado de Gonzales Chaves. Su grupo era de sólo 16 alumnos y con esos compañeros venía compartiendo el viaje de egresados que estaba a punto de terminar.

Cuando se descompensó, Julieta estaba precisamente con tres compañeras en su habitación. No hay demasiados datos sobre qué es lo que pudo haber desencadenado semejante cuadro.
Según informó el presidente de la Asociación de Turismo Estudiantil, Daniel García, fueron sus amigas las que llamaron a los médicos del hotel y de inmediato llegó una ambulancia.

Habló con los médicos

La joven llegó incluso a hablar con los médicos sobre lo que le estaba pasando, que constataron al parece que tenía fiebre, pero que no pudieron reanimarla cuando entró en shock.

El deceso se produjo entre 17:30 y 18. El médico forense constató el deceso y se espera ahora la autopsia para determinar con precisión qué fue lo que le pasó a Julieta y cómo fue la muerte.

La empresa Travel Rock puso a disposición de la familia de la joven un avión privado para que pudieran trasladarse hasta Bariloche y también otra aeronave aquí para el eventual traslado de sus compañeros, que tenían que regresar hoy de su viaje de egresados.

La Policía de Río Negro y el fiscal Bernardo Campana fueron los primeros en llegar al hotel, donde por varias horas se mantuvo el hermetismo con lo sucedido. Incluso, contingentes de otros colegios continuaron con su ritmo habitual, dentro y fuera del hotel.

Luego llegó el juez Ricardo Calcagno y el jefe de la Regional Adrián Pallalef. Finalmente cerca de las 20:30 se informó el hecho a la prensa. En este momento 8.000 estudiantes cumpliendo su viaje de egresados en Bariloche. Decenas de hoteles son copados en esta época por los chicos, que se hacen notar en las calles, en las chocolaterías, en los bares y en los micros que los trasladan a excursiones y discotecas.

La industria del turismo estudiantil creció en Bariloche en los últimos años y ganó en organización y calidad.