Piedra OnLine

domingo, 8 de noviembre de 2015

Bariloche planea una miniciudad en el este

Por Soledad Maradona soledadmaradona@rionegro.com.ar


SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB)- La postal del enorme triángulo descampado de 132 hectáreas en la zona este de la ciudad quedará en la historia.

En el futuro, allí habrá edificios, escuelas, comisaría, centro de salud, la ciudad judicial y el centro administrativo municipal. Eso dice el plan urbano que pretende crear allí una miniciudad.

Por ahora, el este es la zona menos habitada de Bariloche. De acuerdo a un estudio poblacional del Grupo Nutriente Sur, en 2013 vivían allí 10.700 personas, lo que representa un 7% de los residentes de esta ciudad cordillerana. Ese número se incrementará, dependiendo del fenómeno migratorio interno y externo.

En los planes del gobierno municipal, la ciudad debe crecer hacia ese punto cardinal, por eso denominó a esa región como área de desarrollo prioritario.

"Los estudios ubican esa zona como un lugar de expansión y crecimiento por sus condiciones naturales y por los servicios. Es hacia donde va a crecer Bariloche", auguró Horacio Fernández, secretario de Desarrollo Estratégico.

Junto a un equipo técnico, Fernández delineó un plan especial de estructuración urbana que permitirá el desarrollo de las 132 hectáreas que están rodeadas por los barrios Las Victorias y El Cóndor, y que limitan con la avenida Esandi, de rápida conexión con la Circunvalación.

Las tierras son privadas. El propietario, Juan Manuel Valcarcel, promovía desde hace años un cambio de parámetros urbanísticos que finalmente fueron otorgados esta semana por el Concejo Municipal, por unanimidad.

Esto permitirá lotear y urbanizar a cambio de un anticipo de reserva fiscal que ya cedió al Estado para la construcción de la ciudad judicial, el centro administrativo municipal, el mercado comunitario y más de 300 lotes disponibles para viviendas del crédito Procrear.

El plan aprobado el jueves en el Concejo Municipal "no define cantidad de lotes", aclaró Fernández. Y remarcó que se otorgan parámetros y usos para tener "una zona más densa, más compacta y más urbana. Se define un área de ocupación concertada con indicadores urbanísticos bajos".

Es decir que en esa zona se podrán construir edificios y los lotes para viviendas residenciales no serán en parcelas grandes.

Desarrollo progresivo

Fernández destacó que en la zona están los servicios básicos en su perímetro y aclaró que "no se ocupará todo en simultáneo: va a haber un desarrollo progresivo y se exige al privado una mayor reserva fiscal a escala barrial para que a medida que surjan las necesidades se construyan escuelas, un centro de salud, una comisaría, un cuartel de bomberos", enumeró Fernández.

El plan de estructuración urbana en estas tierras privadas tuvo un proceso de Rango 1 y fue presentado meses atrás en audiencia pública.

Ahora, el propietario puede presentar una propuesta de urbanización bajo las reglas impuestas por la ordenanza recientemente aprobada.

El largo derrotero para otorgar parámetros en estas tierras se inició con la gestión de Marcelo Cascón, que fue el primero en acordar una cesión de tierras de la reserva fiscal a cuenta.

Luego avanzó la intendenta María Eugenia Martini, que recibió unos 82.300 metros cuadrados de tierras de la reserva destinadas a la construcción de 308 viviendas del Procrear (22.740 m²), la ciudad judicial (17.697 m²), el mercado comunitario (8.077 m²) y edificios municipales (33.821 m²).