Piedra OnLine

martes, 24 de noviembre de 2015

Cómo repercutió la salida de Sanz en el gobierno que viene

El presidente electo, Mauricio Macri, lamentó la decisión del senador radical Ernesto Sanz de no aceptar ser su ministro de Justicia, al destacar que "era el hombre más importante de todos" en su futuro gabinete, pero descartó motivaciones políticas en esa resolución. 


"Ninguna, cero, absolutamente barra cero, él estaba entusiasmado en la tarea que le había pedido", indicó el jefe de Gobierno porteño, quien consideró que "fue un golpe, un dolor enorme" el anuncio que le hizo el titular de la UCR "la semana pasada" con "razones personales" por las que "uno se queda sin argumentos".

Macri sostuvo que Sanz "para mí era el hombre más importante de todos", por lo que añadió: "Lo vamos a extrañar".

"Hay que encontrar la figura" que reemplace a Sanz, recomienda Cobos

Por su parte, el senador electo por Mendoza Julio Cobos descartó que el frente Cambiemos se rompa ante la salida de Sanz, uno de los impulsores, aunque admitió que hoy por hoy, la Unión Cívica Radical no tiene interlocutores con Macri.

"No se rompe, para nada. Esto es un acuerdo que nos llevó a una discusión partidaria bastante grande, pero tiene el respaldo institucional, que va más allá de un hombre y de la relación de afecto que habían construido Sanz y Macri durante este tiempo", afirmó.

Admitió que "con la salida del doctor Sanz, se ha perdido" la relación "institucional" que tiene la UCR con el resto de Cambiemos.


"Habrá que encontrar un interlocutor institucional. En verdad, no hay nadie con nombre y apellido que hoy se esté sentando", agregó.

Cobos dijo además que "hay que encontrar la figura" que reemplace a Sanz ya que "era el presidente del partido, y el partido tendrá que definir la renovación de autoridades".

Aseguró también que la salida de Sanz "complica" la conformación del Gabinete de Macri porque "ya tenía un ministerio resuelto".

"Se dicen muchas cosas, al no salir él a expresarlo, obviamente que se presta a muchas interpretaciones. Pero no creo que ese sea el punto de vista. Era de suma confianza para Macri", concluyó.

"Fue un golpe", dice Pinedo

Al mismo tiempo, el jefe del bloque de diputados nacionales del PRO, Federico Pinedo, admitió que fue "un golpe" para el espacio Cambiemos la decisión de Sanz de retirarse de la política y declinar cargos en el gobierno de Macri.

"Fue una lástima pero fue una decisión personal sobre la base de un tema personal, y los temas humanos hay que respetarlos, la vida personal de cada uno es importante", planteó Pinedo.

Es "un golpe para nosotros porque le tenemos un enorme respeto y es una persona de mucho volumen político en un área muy crítica", afirmó.

"Su tarea era muy importante, el reemplazo de Ernesto no es fácil", porque era el indicado para "convencer a los argentinos de que vamos a trabajar para construir una justicia de la ley y no del poder, para que se sientan tranquilos que los jueces van a juzgar y los fiscales van a acusar a los delincuentes", sostuvo Pinedo.

Ayer, Sanz, presidente del Comité Nacional de la UCR, anunció que "no" va a ocupar "ningún lugar ni en el Gobierno" ni en su partido, ya que decidió "recuperar el espacio de hombre" privado.

Para comunicar su decisión, Sanz tituló su misiva "Una nueva etapa para el país, para la UCR y para mi vida personal".

La interpretación de la salida de Sanz

El sitio La PolíticaOnline interpretó esta decisión en estos términos:

"Las declaraciones de Sanz ocultan la bronca por la decisión de Macri de negarle la jefatura de gabinete para la que estuvo presionando durante la semana. En los últimos días, el radical había hecho saber nuevamente que no aceptaría el Ministerio de Justicia que le prometió Macri en campaña. Entre otros argumentos, se mostró celoso de la influencia que tendría sobre el fuero federal el presidente de Boca, Daniel Angelici, a quiens e menciona para la Agencia Federal de Inteligencia (ex Side).

Sanz incluso le comentó al ex fiscal de la Ciudad, Germán Garavano, que no ve en el una competencia para el Ministerio de Justicia. "Quedate tranquilo que yo no quiero ir a Justicia", le dijo al joven macrista, que no oculta su ambición por reemplazar a Julio Alak.

Conocidas las resistencias de Sanz se especuló con la posibilidad de que su destino sea la Oficina Anticorrupción, para encarar junto a Lilita Carrió una Conadep de la corrupción de los doce años del kirchnerismo en el poder.

Pero el pataleo de Sanz en realidad lo que esconde es la pelea de Macri con Techint. Es conocido que el senador mendocino es muy cercano a Luis Betnaza, el principal operador político del holding que conduce Paolo Rocca.

Luis Betnaza junto al massista Ignacio de Mendiguren que días antes de la elección apoyó a Daniel Scioli.

Ya resignado a que nunca lo podrá instalar como candidato a presidente, Betnaza venía trabajando para lograr que Sanz sea el jefe de Gabinete, en caso de que Macri llegue a la Casa Rosada. Pero el jefe de Gobierno porteño tiene una relación muy mala con Rocca.

LPO reveló hace unos meses que una reunión de Macri y Rocca para discutir sobre aportes para la campaña terminó muy mal. Incluso meses atrás el presidente de Techint se hartó de las estrategias de Betnaza y eligió empezar a acercarse a Scioli. El candidato de Cambiemos también le reprocha no haber hecho nunca un gesto en favor de su candidatura.

"Yo no puede ser empleado", repitió hasta el cansancio Macri en las reuniones reservadas que tuvo en los últimos meses con destacados integrantes del denominado "círculo rojo". Fue un mensaje a Rocca, pero no solamente a él.

Y acaso anticipando un primer límite fuerte al establishment, el viernes y en plena veda, Macri le envió un misil a Techint, al dejar trascender que la jefatura de Gabinete quedará en manos del influyente Marcos Peña, a quien en principio se lo mencionaba para la Secretaría General de la Presidencia".

Fuentes: Agencias, Vorterix, FM Con Vos y LaPolíticaOnline