Piedra OnLine

martes, 24 de noviembre de 2015

Enojado, Sanz anuncia su retirada política

Ernesto Sanz anUCR, tal como dío a conocer en una misiva a través de la red social Facebook.unció que no aceptará el Ministerio de Justicia y que se retira de la presidencia de la 
UCR.

En su renunciamiento el senador radical argumentó cuestiones estrictamente personales: “He decidido recuperar el espacio de hombre, que es el espacio de mis amores, de mi lugar en el mundo y también el espacio de sueños de vida que fui postergando mucho - demasiado- tiempo y que ha llegado la hora de concretar”, declaró el hombre que acusaba a los beneficiaros de los planes sociales de gastarse la plata "en droga y juego".

Sanz aseguró que “No voy a ocupar ningún lugar ni en el Gobierno ni en mi Partido” y cito, para reafirmar su decisión, el poema Invictus de William Henley: "yo soy el capitán de mi alma". Sin embargo, se especula que detrás de la renuncia se encuentra algo más material y real que el “alama” de Sanz y se trataría de una maniobra urdida por un “capitán de la industria” del grupo Techint.

El boina blanca habría manifestado su enojo porque se le negó la Jefatura de Gabinete, puesto al que se postulaba patrocinado por Luis Betnaza, operador político del holding de Paolo Rocca, un grupo que recordemos hizo pie en nuestro país huyendo de Italia en la inmediata posguerra por su colaboración con el régimen fascista de Benito Mussolini.
Techint y el grupo SOCMA son competidores históricos en el negocio de la construcción, de ahí la negativa de Macri a aceptar a Sanz como Jefe de Gabinete.

Evidentemente, la postura de Sanz expresa un, hasta ahora, pequeño cimbronazo con la UCR. No es un renunciamiento menor: el senador mendocino fue quien condujo al partido más que centenario a integrar la alianza Cambiemos y entregó en alquiler la estructura radical como base punteril de un macrismo carente de militancia, aparato y dirigentes políticos duchos en las trampas de la lucha electoral.

Resta ver qué lugar le depara Mauricio Macri al radicalismo en su nuevo gabinete.