Piedra OnLine

domingo, 1 de noviembre de 2015

La deuda costará a Neuquén $ 9 millones por día

Uno de cada diez pesos se irá a los acreedores en 2016. Es el equivalente a dos meses de salarios estatales.

NEUQUÉN (AN).- Omar Gutiérrez tendrá poco tiempo para festejar su primer fin de año como gobernador. Apenas arranque enero deberá pensar de dónde sacar 350 millones de pesos para hacer el primer pago de deuda e intereses del año.

Según el proyecto de presupuesto que la provincia envió a la Legislatura, uno de cada diez pesos que ingresen en todo concepto a las arcas estatales se usará para pagar compromisos financieros. Serán 3.273 millones, el equivalente a dos meses completos de gastos salariales. Son casi 9 millones por día.

El gobierno tiene un plan para evitar la falta de dinero. Por un lado, tomará más deuda: aspira a conseguir 2.100 millones de pesos en títulos y letras del Tesoro. Por el otro, cuenta con un "ahorro" de unos 1.900 millones de pesos que quedarán, siempre según sus cálculos, del ejercicio 2015.

¿Cómo puede ser que sobre dinero en el cierre de un año muy complejo en el que hubo que acudir a los mercados para poder pagar los sueldos? La respuesta implica una maniobra contable: Omar Gutiérrez está seguro de que emitirá antes de fin de años los 350 millones de dólares en bonos que aprobó la Legislatura en junio y ya los incluyó en el presupuesto 2016.
Tras un fugaz "road show" por las principales plazas bursátiles del mundo, el actual ministro de economía desistió de vender los papeles neuquinos a fines de septiembre, para no convalidar tasas que superaban los 11 puntos. El escenario, sin embargo, no parece haber mejorado para la emisión de títulos en moneda verde. A esta altura parece imposible que pueda realizarse antes del balotaje del 22, e incluso después habrá que aguardar la reacción de los mercados al nuevo presidente.

Esto, si Neuquén quiere evitar pagar tasas altas: la ley le permite afrontar hasta 5 puntos más que lo que paga Nación por bonos soberanos. Esto otorga un umbral de unos 14 puntos.

El laberinto de la deuda neuquina se torna aún más complejo cuando se analiza la moneda en la que está tomada. El 75% fue contraída en dólares, lo que podría traer un dolor cabeza si se da una devaluación poselectoral, un escenario que muchos ven viable por estas horas.

Aún así, Neuquén queda mejor parada que otras provincias porque posee ingresos dolarizados, como son las regalías, que se incrementarían a la par de las erogaciones.

La deuda en dólares es íntegramente privada. La contrajo Neuquén durante la era Sapag, aunque tiene un efecto de arrastre de la gestión Sobisch, ya que buena parte de los títulos se emitió para "patear" los vencimientos de los pasivos de antaño.

La provincia acumula una ya extensa lista de bonos con siglas parecidas que a menudo confunden. Figuran los Ticap, los Tiprodeu, los Ticafo y ahora los Ticade, que los operadores seguramente bautizarán como el "bono Gutiérrez".