Piedra OnLine

domingo, 1 de noviembre de 2015

Los municipios más endeudados son opositores al MPN

Zapala, Junín y San Martín de los Andes (todos del FpV), Plottier (Frin), Vista Alegre (vecinal) necesitan cada vez más auxilio de la Provincia para llegar a fin de mes.

NEUQUÉN (AN).- Hay cinco municipios en la provincia con serios problemas financieros y que tienen un punto en común: todos están gobernados por intendentes que no son del MPN, y acusan al partido de provincial de haber permitido en gestiones anteriores el ingreso masivo de empleados, que heredaron como una pesada carga.

Plottier, Zapala, San Martín y Junín de los Andes y Vista Alegre son los más complicados y concentran el interés en discutir un nuevo reparto de la coparticipación. El gobierno provincial destina unos $ 40 millones por mes para atender las demandas de los 52 municipios, aunque dedica una atención especial a estos cinco que tienen inconvenientes.

En el caso de Zapala contabiliza unos 1.000 empleados. Se estima que hay margen para aumentar su recaudación a partir de los convenios de armonización tributaria que impulsó la gestión de Jorge Sapag. "Venían con bajos niveles", admitió una fuente de Economía.
En el caso de Junín de los Andes, con 261 empleados, sufre presión para pasar a planta. La administración de Juan Linares aumentó la recaudación con cierto esfuerzo político por el sistema de doble lectura y control público.

El de Andrés Peressini es el más complejo. Plottier registra 1.100 empleados, recibe unos 13 millones de coparticipación y gasta 20 millones en sueldos. Se indicó que podría recaudar más de los cuatro o seis millones por mes pero debe bancarizar el cobro y actualizar la base de contribuyentes porque a muchos que hoy viven no los tienen identificados. "Cuando hay paro, cierra Recaudaciones y no reciben el dinero de las tasas", se indicó.

San Martín de los Andes otorgó un incremento salarial escalonado en línea con la provincia de 30% a sus 655 empleados, pero los ingresos por recaudación y coparticipación no acompañaron esa suba. La provincia, de todos modos, los asiste mensualmente con un aporte extra, se indicó en Economía.

En Vista Alegre hay una situación especial. Su intendente de un movimiento vecinal recibió un municipio chico y nuevo con nada menos que 546 empleados. No recibe coparticipación porque cuando se sancionó la ley era un barrio de Centenario pero si una suma fija. Es el único municipio de segunda que aún está en la lista de siete comunas que reciben aportes fijos por fuera del reparto "formal".