Piedra OnLine

sábado, 5 de diciembre de 2015

Las Grutas tiene su ley

Se aprobó con escándalo y mayoría simple. En la villa hubo festejos pero la municipalización aún está lejos.


Por Pedro Caram pcaram@rionegro.com.ar


VIEDMA (AV).- La actual conformación de la Legislatura rionegrina concluyó ayer su actividad de la misma manera en que sesionó, al menos, en el último año y medio: sumida en el escándalo y en el escaso apego a las normas y reglamentos internos.

En esta ocasión, el desencadenante fue nuevamente la creación del Municipio de Las Grutas mediante la convocatoria a un referéndum del que sólo estarán habilitados a participar los habitantes de esa villa turística y que tendrá que realizarse en un plazo no mayor a 90 días. El llamado queda a cargo de la Junta Electoral de San Antonio Oeste, a cuyo ejido aún pertenece ese enclave de veraneo.

La iniciativa fue aprobada por 29 votos a 15, lo que provocó festejos en la villa turística entre quienes han impulsado la segregación. Sin embargo, a raíz de que no se obtuvieron los dos tercios de los votos de los presentes, las autoridades y vecinos sanantonienses que se oponen, celebraron que, según afirman, tendrán fuertes argumentos para recurrir a la Justicia e impedir que se implemente el proyecto sancionado.

La sesión comenzó con el cuestionamiento formal de Ana Piccinini referido a la condición extraordinaria de la asamblea, que no prosperó. Luego del crudo informe de la Comisión Investigadora del Homicidio de Atahualpa Martínez Vinaya (ver aparte) el cuerpo se dispuso a ingresar de lleno en el tratamiento del proyecto de ley de la legisladora grutense Marilin Gemignani, que promueve la escisión del balneario del resto de la jurisdicción sanantoniense.

 rionegro.com.ar
Instantes después de que se leyera el texto que había sido aprobado en primera vuelta el 15 de octubre pasado en otra polémica acción del oficialismo -que aprovechó la ausencia de legisladores opositores para conseguir los dos tercios necesarios para introducirlo sobre tablas y darle el voto favorable- el presidente del Parlamento dio la palabra a Facundo López, quien mocionó que se pase directamente a votar ya que no existían observaciones.

En ese momento se acercaba a su banca Silvia Horne, quien figuraba ausente y Pesatti intentó cerrar la votación sin habilitarle el sistema electrónico. Los reclamos fueron airados, desde las bancas y desde las bandejas del público donde había autoridades y vecinos de San Antonio.

Legisladores del Frente para la Victoria y el legislador Adrián Casadei -radical de Juntos pero opositor a la municipalización- reclamaron que se abriera el debate y todo parecía que derivaba en un escándalo de proporciones inusitadas. El presidente del Parlamento admitió el voto de Horne -lo que impidió los dos tercios- y abrió la discusión.

Gemignani se cruzó con el público y volvió a defender su iniciativa, Casadei dijo que si se hubiera aprobado en la sesión de setiembre -cuando el proyecto se mandó a comisión- un pedido suyo de declaración de certeza a la Justicia se hubiera evitado tanta controversia, Piccinini y Esquivel acusaron al juez Apcarian -que hizo lugar a un amparo de Gemignani para frenar un llamado a referéndum convocado por el intendente de San Antonio Javier Iud, en el que se preveía la participación de todos los habitantes del ejido- de ser funcional al gobernador Alberto Weretilneck, mientras que Horne expresó su tristeza y dolor porque la Legislatura termine su tarea vulnerando normas y reglamentos y devaluando la calidad institucional.

El tratamiento del tema finalizó de una manera inesperada. Pesatti pidió a su secretario legislativo, Rodolfo Cufré, que leyera su propio dictamen -requerido desde la presidencia parlamentaria y desde el bloque oficialista- acerca de si correspondía o no que el proyecto se sancionara con los dos tercios o sólo con mayoría simple.

Cufré, en el texto, recomienda que se modifique la norma. En lugar de decir "Créase el Municipio de Las Grutas" propone que diga "Procúrese la creación del Municipio de Las Grutas", ya que en caso contrario, al estar creándose un nuevo municipio, sería necesario la mayoría agravada.

Tal modificación e interpretación no se avaló y la discusión se cerró. En Las Grutas ya se celebraba la sanción de la municipalización y los sanantonienses presentes en el recinto festejaban que no se consiguieron los dos tercios y que hay argumentos suficientes para recurrir a la Justicia y que la ley no se efectivice.

La mayor algarabía se observó entre los sorprendidos opositores a la ley segregacionista. El oficialismo mostraba desconcierto y nadie sabrá a ciencia cierta si las lágrimas de Gemignani terminada la discusión, eran de tristeza o de felicidad.