Piedra OnLine

sábado, 23 de enero de 2016

El sabor que convoca a 25 km de Bariloche




En Colonia Suiza preparan curanto. El plato se cocina bajo tierra y conquista a los turistas, que también encuentran otros atractivos para pasar un día en la aldea.

Por Lorena Roncarolo lroncarolo@rionegro.com.ar


BARILOCHE (AB).- Curanto, feria artesanal y playas de agua transparente.

A sólo 25 kilómetros de Bariloche, cada miércoles, sábado y domingo, Colonia Suiza recibe a gran cantidad de turistas que, desde muy temprano en la mañana, comienzan a llegar a la aldea para seguir paso a paso la preparación del curanto.

"Empezamos como un emprendimiento familiar y hoy, preparamos curanto para más de 250 personas en la Feria Regional de Colonia Suiza", dice Jorge Nielsen Goye, de 64 años, nieto de los primeros pobladores de Colonia Suiza, a pocos minutos de destapar el curanto ante la mirada atenta de argentinos, chilenos, brasileños, coreanos y japoneses, que al escuchar la campana de las 13.45, se acercan aplaudiendo al mostrador.

El curanto se prepara los miércoles, sábados y domingos al mediodía y cantidad de comensales se acercan a degustarlo. (Fotos: Alfredo Leiva)

250 porciones de curanto se preparan en la Colonia Suiza.

"Muchos turistas no tienen idea qué es el curanto, ni que se prepara en un hoyo de tierra. Mientras lo preparamos, les vamos contando que las hojas de maqui que se ponen arriba y abajo, por ejemplo, funcionan como aislante para que la carne y la verdura no se queme", relata Nielsen Goye.

CÓMO LLEGAR

A Colonia Suiza se puede acceder en auto, aunque en temporada de verano es complicado conseguir lugar donde estacionar. También se llega en colectivo, a través de las líneas 10 y 11 (funcionan sólo en temporada de verano) de la empresa Autobuses Santa Fe que brindan un servicio por hora.
Gastronómicos exponen y venden sus productos. Puras delicias. 
 
PRECIOS

La bandeja de curanto para dos personas tiene un valor de 350 pesos. La bandeja simple para una persona cuesta 180 pesos. Una pinta de cerveza, 50 pesos. La porción de trucha al disco tiene un valor de 90 pesos. Cada torta frita rellena cuesta 25 pesos.

CUESTIÓN DE FAMILIA

Jorge Nielsen Goye nació en Colonia Suiza y ya desde muy joven comenzó a ayudar a sus tíos en la preparación del curanto. Allá por 1991, al quedarse sin trabajo, comenzó a vender curanto vegetariano. Desde 2004 prepara junto a su familia el curanto de carne en Colonia Suiza.

LUGAR DE ACAMPE

A 200 metros de la feria, un acceso conduce a la playa del Lago Moreno, donde se ofrece servicio de camping, kayak y cabalgata. La noche de acampe ronda los 120 pesos por persona.

Desde Colonia Suiza, también se pueden visitar los refugios del cerro López, Laguna Negra y Jacob, que demandan desde 3 a 6 horas de trekking. El alquiler de un kayak para dos personas ronda los 200 la hora. Para una persona, 150. Y las cabalgatas, desde 200 pesos.

CURANTO Y ALGO MÁS

Licores artesanales, chocolates, bijouterie, macramé, indumentaria, cerámica, cosmética, cueros, juguetes para chicos, comidas y bebidas. La oferta de la Feria Regional es de lo más variada. En temporada de verano, más de 40 puestos de artesanos rodean el patio de comidas. "El curanto convoca. Pero Colonia Suiza tiene mucho para ofrecer. La gente recorre la feria, visita las playas y algunos prefieren los senderos de montaña. Incluso, hay una pisicultura y una fábrica de cerveza en la entrada de Colonia, por el camino del coihue viejo", dice Hernán Bogisic, fabricante de licor artesanal.

TESTIMONIOS

"Probamos el curanto de mariscos en Chile y decidimos venir a Colonia Suiza temprano para ver cómo lo preparan. Vamos a aprovechar la feria para comprar mermeladas y tortas fritas rellenas". (Liliana Pérez, de Lomas de Zamora)

"Fuimos a la playa pública del Lago Moreno. Nos metimos al agua que estaba helada pero no me quería perder esa experiencia. Como todos pedían curanto, decidimos probar para ver de qué se trata esta tradición". (Pamela Vera, de Mar del Plata)

"Subimos el Cerro López con mi hijo temprano en la mañana. Bajamos hace un rato y nos vinimos a la feria a tomar una cerveza y comer unas empanadas. Vine a Colonia Suiza hace 20 años. Es increíble lo mucho que creció". (Julio Melferber, turista de Buenos Aires)