Piedra OnLine

domingo, 3 de enero de 2016

La falta de resultados quiebra el blindaje sobre Macri y Vidal

Tras varios días sin mostrarse públicamente vinculada al caso de la fuga de los condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez, la gobernadora difundió una foto en la que se la muestra al frente de una reunión de coordinación del operativo con las fuerzas de seguridad. Macri retoma mañana la actividad, pero va a Mar del Plata y a Uruguay.

La decisión de proteger al presidente de la Nación, Mauricio Macri, y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, de los efectos colaterales de la fuga de los tres condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez comenzó a mostrar sus límites ayer, cuando desde el Ejecutivo provincial se difundió una fotografía oficial que buscó mostrar a la mandataria liderando una reunión de la que participaron funcionarios de su Gabinete y autoridades nacionales del área de Seguridad. Fue la primera imagen desde el lanzamiento del Operativo Sol, ocurrido el 30 de diciembre, en la que Vidal aparece asumiendo la responsabilidad sobre el operativo de búsqueda de los fugitivos, que en las últimas horas recayó casi con exclusividad en su ministro de Seguridad, Cristian Ritondo.
Macri, en cambio, comenzó ayer un lento regreso de sus vacaciones en Villa La Angostura, que lo encontrarán recién mañana retomando la actividad con una agenda que incluye una visita a la ciudad de Mar del Plata y, al promediar la semana, un encuentro con su par uruguayo, Tabaré Vázquez, en Colonia del Sacramento, en el país vecino.
La decisión de blindar al jefe de Estado del caso que le arruinó los planes a Cambiemos y colocó a una de sus figuras más expectantes ante un desafío que -hasta ayer- no había logrado superar, sólo resultó efectiva por el feriado de fin de año y el inicio de las vacaciones de verano para un sector de los argentinos. La falta de resultados en la búsqueda de los hermanos Christian y Martín Lanatta y de Víctor Schilacci, a siete días del dudoso escape del penal de General Alvear, atenta contra la imagen de eficiencia con la que Cambiemos buscó instalarse como alternativa al gobierno saliente, fundamentalmente en un área sobre la que construyó buena parte de sus promesas de campaña: la seguridad. El hecho de que un mismo partido político tenga a su cargo la jurisdicción donde se produjo la fuga (la provincia de Buenos Aires), su área de influencia (la Capital Federal) y la responsabilidad sobre las fuerzas nacionales (el gobierno nacional), dificulta la estrategia de remitir la situación a la "herencia recibida", como ocurrió con el tema presupuestario o las definiciones de política económica. La imposibilidad de dar con los fugados recae pura y exclusivamente por estas horas en el macrismo, que es el encargado de manejar a las fuerzas que deben realizar el operativo de captura. Sin embargo, el presidente se mantiene ajeno a la primera crisis de seguridad en un territorio donde se juega buena parte de la suerte de su gobierno.
Ayer, luego de que Ritondo decidiera dirigir la atención al ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en un intento por remitir a esa idea de crisis heredada, la gobernación dio a conocer que Vidal; la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich; el secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco; el propio Ritondo; el ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Federico Salvai; y el Jefe de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, Pablo Bressi, se reunieron en el Centro de Coordinación Estratégica de la Policía de la Provincia, ubicado en Puente 12, La Matanza. Fue el encuentro que selló la decisión de sumar a las demás fuerzas de seguridad a la búsqueda, por eso participaron de la reunión los jefes de la Policía Federal, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval Argentina y Policía de Seguridad Aeroportuaria.
Fuentes de la gobernación consultadas por este diario se negaron a brindar detalles del cónclave. "No vamos a pasar información para no entorpecer la investigación", fue la respuesta oficial. «

Brindis en un country exclusivo


Mauricio Macri se mostró lejos de las preocupaciones que afrontaron sus ministros a miles de kilómetros del lugar que eligió para descansar con su familia. Antes de emprender el regreso a Buenos Aires protagonizó un brindis de fin de año en el exclusivo country Cumelén de la localidad de Villa La Angostura. "Esto recién empieza. Ahora conquistamos solamente la oportunidad de construir la Argentina que soñamos. Hace falta que todos los argentinos pongamos amor, pongamos compromiso, pongamos nuestra capacidad de hacer y la verdad, y eso nos va a llevar a donde queremos todos", dijo, en medio del aplauso de sus ocasionales vecinos. Esta vez, no fueron de la partida los reyes de Holanda, Guillermo Alejandro y Máxima Zorreguieta, habitués de Cumelén.
Mañana, cuando retome la actividad oficial, Macri viajará a Mar del Plata, para una tarea vinculada al turismo, y el jueves almorzará en Colonia del Sacaramento, Uruguay, con su par oriental Tabaré Vázquez.
Macri viajará el 21 de enero a Davos, para participar del foro económico que se realiza en la ciudad Suiza.