Piedra OnLine

sábado, 23 de enero de 2016

La trama detrás del conflicto en Chubut

Los entretelones de un conflicto complejo que podría replicarse en la región.


Por David Mottura - Periodista especializado en Energía


En el plenario de delegados convocado por el Sindicato de Petroleros Privados de Chubut, Jorge Ávila fue claro con ellos: "A ninguno de ustedes lo van a echar porque tienen fueros gremiales, pero tienen una responsabilidad con la defensa de los puestos de trabajo". Era el 22 de diciembre pasado, previendo el conflicto que iba a venir en la cuenca petrolera del Golfo San Jorge.

La preocupación toca a más de 30.000 trabajadores afectados directamente a la industria en la cuenca compartida por Chubut y Santa Cruz. También al gobernador chubutense Mario Das Neves y a la gobernadora santacruceña Alicia Kirchner, quienes tienen que armar sus presupuestos previendo la caída en la regalías.

Los petroleros chubutenses activaron movilizaciones en la última semana panfleteando en las rutas a los yacimientos. Unos días antes, el 14 pasado, los sindicatos de Santa Cruz también iniciaron protestas. "Nadie debe creer que nos vamos a salvar solamente algunos. Aquí no se salva una empresa o ciudad, o nos salvamos todos o no se salva nadie", alertó José Llugdar, el hombre de Caleta Olivia que timonea el Sindicato de Petroleros Jerárquicos de la Patagonia Austral.


50 por ciento del petróleo nacional sale de la Cuenca del Golfo. Se trata de crudo de calidad Escalante, más pesado que el Medanito que produce la cuenca neuquina.

"No vamos a negociar la defensa de los puestos de trabajo de la gente ni la actividad en nuestra cuenca", apuntó el intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, quien asume esta crisis casi como algo personal con cuestionamientos a las empresas y al gobierno nacional. "A las operadoras, si no les conviene la actividad, que tengan la grandeza de dejar los yacimientos para que vengan otros inversores", disparó con la mira puesta en Tecpetrol.

Esta semana hubo mesa general en Buenos Aires para buscar soluciones al conflicto. Estuvieron Das Neves, el ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, y Ávila. La dificultad para arribar a un acuerdo en un escenario de presiones cruzadas obligó a patear las definiciones para el lunes que viene.


Escalante

La crisis golpea más fuerte por estas tierras por la calidad del crudo. Si bien es abundante –provee alrededor del 50% del petróleo nacional–, es de un promedio de 24 API. Esto lo hace pesado y menos maniobrable para las refinerías argentinas que no pueden absorber la producción total. Una cuota importante se exporta. Claro, a precio internacional, que por estos días ronda los 30 dólares tanto el WTI como el Brent.


2.000 millones de dólares anuales representa, aproximadamente, el cupo exportable de petróleo que manejan mayormente Tecpetrol y PAE.

El gobierno nacional de Mauricio Macri y su perfil más promercado apunta a revisar todo el esquema de subsidios al sector privado, algo que asusta a los sindicatos petroleros que ven peligrar las inversiones de las empresas. Es que gracias a los incentivos el crudo Escalante cotiza en el mercado interno a 54,90 dólares por barril.

Pan American Energy (PAE) y Tecpetrol tienen su cuota exportable sabiendo facturar 2.000 millones de dólares anuales, según los informes de la Dirección de Estadísticas y Censos de Chubut. Con la porción for export suspendida, la sobreoferta perjudica a esas operadoras y empuja hacia abajo a YPF.

Los contratos extendidos en Chubut propusieron incrementar la exploración por más reservas y aplicar nueva tecnología de producción –la perforación es clave para sostener el mayor número de empleos–. El objetivo era concretar 10 pozos de Tecpetrol, 20 de YPF y en el caso de PAE significaba llegar a 3.500 metros de profundidad con equipos modernos comprados en Houston. Toda esa inversión está en peligro.

Otro aspecto técnico a tener en cuenta: más de la mitad de los pozos de toda la cuenca se basan en recuperación secundaria, es decir la reinyección de agua para extraer un crudo difícil. El dato surge del relevamiento realizado por el ingeniero petrolero y consultor de Oil Production Marcelo Hirschfeldt, con base en Comodoro Rivadavia, en agosto del 2014, bajo el título "Análisis de madurez de la cuenca del Golfo San Jorge: desafíos actuales y futuros para un desarrollo sostenido y sustentable".


2.500 trabajadores son los que entraron en el plan vacacional que las operadoras propusieron al gremio para congelar la actividad en el verano. Pero el tiempo se agotó.

Por la madurez de los yacimientos, los pozos arrojan a la superficie más agua que petróleo, siendo un éxito que un pozo entregue un 20% del fluido de crudo Escalante. A pesar de la antigüedad de la cuenca, ese complejo circuito productivo se traduce en 25.000 barriles diarios en el sur de Chubut y 18.000 en el norte de Santa Cruz, de acuerdo a la Secretaría de Energía de Nación.

Vacaciones forzadas

Las empresas ya piensan en bajar la producción para compensar la menor rentabilidad de la cuota exportable. Propuestas acordadas fueron las de Pan American Energy de los hermanos Bulgheroni, que opera el yacimiento estrella Cerro Dragón, y de YPF, que cuenta con bloques en las dos provincias e incluso tiene el único pozo shale de la cuenca.

El frente más complejo que estalló fue Tecpetrol. La petrolera, integrante del holding Techint que encabeza Paolo Rocca, impulsa un plan agresivo de reducción del 40% de actividad. En los últimos meses propusieron individualmente retiros voluntarios, denunciados ante el sindicato de Ávila.


12 dólares llegó a cotizar el crudo en 1998, cuando la zona sur, al igua que Neuquén, sugrió una dura crisis que afectó a todos los sectores de la economía.

En el caso de Tecpetrol, además, están todos los jugadores metidos y existe un huracán de "roscas" de negocios, política y sindicalismo.

"Loma" Ávila es presidente de la estatal-provincial Petrominera (cargo que le propuso Das Neves como pacto con Comodoro), socia de la UTE que maneja el yacimiento El Tordillo. En esta última aparece YPF, que alguna vez operó el campo. Otra es Petrobras.

Junto a Tecpetrol administran un volumen de crudo que solo YPF, Petrominera y Petrobras venden a refinerías, mientras que al brazo petrolero de Techint le cuesta amigarse con los centros de refino nacionales manejados por empresas de la competencia abocadas al downstream.

Los planes de vacaciones forzadas son una de las apuestas para garantizar la paz social en la región. Pan American Energy, operadora número uno en Chubut, licenció 1.420 trabajadores. YPF a otros 200. La cifra se eleva a 2.500 si se suma a trabajadores de otros gremios que aceptaron el plan. Implica la baja de equipos de torre, en especial perforadores de gran impacto en esta cuenca madura. En Tecpetrol corren peligro 400 empleos.

Los petroleros más viejos se acuerdan de 1998, cuando el petróleo cotizaba a menos de 12 dólares, ninguna operadora invertía y Comodoro sufría la desocupación y los cortes de ruta. Los más jóvenes, del 2009, cuando la actividad bajó y las empresas junto al gobierno nacional aplicaron una resolución que enviaba trabajadores a la casa con el sueldo básico únicamente.