Piedra OnLine

martes, 5 de enero de 2016

¿Subas de hasta un 600 % en la luz?

Los aumentos serían analizados por el gobierno, que de esta manera busca impulsar una baja en el grado de consumo de energía. Aún no hay precisiones sobre el porcentaje de reajuste, pero se estima que el impacto será considerable.

En cuentagotas, el gobierno nacional avanza en el plan para “readecuar” las tarifas de los servicios públicos como la luz y el gas. La semana pasada, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, aplazó hasta febrero la medida, que originariamente comenzaría a regir desde este mes.

Si bien no hay precisiones sobre los porcentajes, se estima que las subas serán más que considerables. Hay quienes hoy pagan $ 60 por bimestre, y tendrán aumentos de entre el 200 y el 500%. Más del 80% de los alcanzados son hogares, y el resto, industrias.

Así se desprende de un informe realizado por el diario Perfil, que menciona fuentes gubernamentales y empresarios del sector.

Estructura de costos



Según un informe basado en datos de 2014 de Cammesa, la administradora del mercado mayorista al que accedió este medio, las tarifas que pagan los usuarios de Edenor y Edesur sólo permiten cubrir el 17% del costo de generación, transporte y distribución de energía. En el interior esa brecha es menor porque las distribuidoras provinciales pudieron recomponer sus cuadros tarifarios. Aun así, lo que se recauda representa el 42% de costo real del sistema.

El mismo análisis realizaron desde el gobierno nacional, que estima en 80.000 millones de pesos el gasto en subsidios eléctricos.

Estrategia política

Desde la administración nacional decidieron no realizar el ajuste en enero, considerando que este mes llegarían a todos los domicilios las boletas de impuestos municipales y provinciales con fuertes subas, como Rentas (o ABL) y patentes.

Además, se buscan formas de minimizar el impacto sobre el bolsillo de los usuarios. Una alternativa en estudio es mensualizar el cobro del servicio, hoy bimensual, para que el número no sea tan grande.

En esa misma línea se pueden entender las declaraciones del ministro de Finanzas, Alfonso Prat Gay, quien comparó el precio que se pagaría con el costo de una pizza. “Asustan los porcentajes, pero una factura que se pagaba $ 150 y pasa a $ 350 implica una diferencia de $ 200, que es también igual a dos taxis o dos pizzas”, dijo la semana pasada el funcionario.

Menor consumo


Para Aranguren, ex CEO de Shell, las subas bruscas además impulsarán una baja en el grado de consumo de energía.

Desde su equipo señalan que “al no haber impacto, el consumo está desbocado”.

Además, consideran que una vez normalizado este punto, se avanzará en la exigencia a las distribuidoras para realizar las inversiones pendientes.