Piedra OnLine

miércoles, 3 de febrero de 2016

La antena china ya apunta al cielo

La enorme estructura se divisa desde la Ruta 40, entre Las Lajas y Chos Malal. Pesa 110 toneladas y el "plato" tiene 35 metros de diámetro. Llegó al país en barco y a la provincia en 28 camiones. La armaron un amanecer, aprovechando que no corría viento. El gobierno neuquino y los chinos insisten que no hay cláusulas secretas. Pekín planea llegar a la Luna en 2017 y supervisará las misiones desde allí.


NEUQUÉN (AN).- La antena china que observará el "espacio lejano" y supervisará las misiones a la Luna que el país asiático planea para el 2017 ya se erige sobre el paraje Quintuco, en el centro de la provincia.En noviembre del año pasado, una delegación de ingenieros chinos completó la instalación de la parábola que pesa 110 toneladas y que llegó a la región transportada primero en barco y luego en 28 camiones especiales.

La gigantesca estructura puede observarse desde la Ruta 40, en el trayecto que va de Chos Malal a Las Lajas.

El proyecto contempla la construcción de cuatro edificios, incluida la antena, cuya ejecución está avanzada pese a los ocho meses de atraso que arrastra la obra.

El secretario de Gestión Pública de la provincia, Rodolfo Laffitte, indicó que "se acomodaron los conflictos laborales y la Subsecretaría de Trabajo está permanentemente monitoreando los temas de seguridad e higiene que habían desencadenado los problemas". Anticipó que "en el transcurso de este año tiene que estar terminado todo".
El funcionario detalló que el montaje de la antena demandó poco más de una hora y fue realizado en noviembre pasado, luego de que la estructura llegara a la región junto a una grúa especial que se transportó en barco y unos 28 camiones. El trabajo se hizo antes del amanecer, porque es el horario en el que merma el viento.

Unos 10 científicos residirán en forma permanente y otros 25 rotarán cuando comience a funcionar la estación que supervisará las misiones a la luna.

Los encargados de llevar adelante la tarea fueron expertos chinos que llegaron a la provincia para esa misión y luego regresaron a su país. Cuando comience a funcionar la estación, se prevé que unos 10 científicos residan de forma permanente y otros 25 roten.

La base que sostiene ese "plato" de 35 metros de diámetro es una gran "caja de hormigón" de 10 metros de alto por 20 de ancho. Laffitte precisó que esa obra está "prácticamente lista", mientras que los restantes aún continúan en construcción.

"El que está más retrasado es el edificio administrativo, que incluye oficinas, alojamiento y comedor", dijo. La antena tendrá una demanda de energía estimada en 1.500 kilovatios, para lo que la agencia china encargada del proyecto, CLTC, debió tender una línea de media tensión de unos 60 kilómetros, desde la estación transformadora del EPEN en Las Lajas.

Según explicó el funcionario provincial, China tiene como objetivo para el 2017 bajar a la Luna y retornar con muestras a la Tierra, mientras que para el 2025 proyectan una misión tripulada. Laffitte dijo que para eso requieren tener funcionando la estación en Neuquén: "Bajar y retornar a la Tierra es una operación crítica".

La instalación de la base espacial generó polémica. La posibilidad de que también tenga uso militar y cuestionamientos por "falta de transparencia" del acuerdo con China, fueron los motivos centrales.