Piedra OnLine

sábado, 5 de marzo de 2016

El “apagón” de Conectar Igualdad, una jugada para asegurarle más negocios a Microsoft y Clarín

En el rediseño de la iniciativa, ambas compañías compiten para transformarse en proveedoras de contenidos educativos. Educación notificó a los coordinadores del programa que desactivará el área de inclusión digital. Se mantendría la provisión de netbooks.

La novedad sacudió las redes sociales: el jueves por la tarde, Diego Marías, actual jefe de Gabinete del Ministerio de Educación y Deporte de la Nación, le informó a la plana mayor del programa Conectar Igualdad que desmantelará toda el área de inclusión digital antes de que concluya el mes próximo.

“Lo más sano sería que no vengan más”, le aconsejó Marías a Javier Castrillo, coordinador de la iniciativa instaurada por Cristina Fernández en abril de 2010, en un encuentro celebrado el jueves en las oficinas del funcionario. Y que dejó a más de uno boquiabierto.

“No podíamos creer lo que estábamos escuchando. De un momento a otro, casi 1.100 personas quedamos en la calle. La mayoría, como mi caso, técnicos que estamos en Conectar Igualdad desde 2010. Lo peor es que en diciembre cuando se dio el cambio de Gobierno, lo primero que se nos dijo es que todo iba a seguir igual”, contó el mismo Castrillo a Adelanto 24.

“Si en ese momento nos hubiesen informado que la política educativa iba a ser otra, con gusto uno daba el paso al costado. Pero nos mintieron y se nos dejó sin nada. No cobramos sueldos desde diciembre de 2015 y ahora ni siquiera nos recibieron la factura de marzo. Nosotros estamos con contratos que se renuevan cada año. Ahora el vínculo llega hasta abril próximo”, agregó.

El área de inclusión digital depende íntegramente del Ministerio de Educación, mientras que lo concerniente a la entrega de equipamiento permanece bajo control de ANSES. Según informaron a Adelanto 24 fuentes de este último organismo, la provisión de netbooks seguirá adelante.


Lo que cambiará, entonces, es lo concerniente al contenido que incluirán las portátiles que comenzarán a entregarse este año. En esa ecuación dos nombres ya resuenan con fuerza en los pasillos de Educación: Microsoft y Clarín.

En el del gigante del software, ejecutivos de la compañía mantuvieron una reunión con el presidente Mauricio Macri durante el último Foro Económico de Davos. Y en ese mismo encuentro anticiparon al primer mandatario la decisión de entregar, de manera gratuita, una solución escolar habilitada con hasta 10 millones de licencias.

Al mismo tiempo, y siempre bajo la bandera de la buena voluntad, Microsoft también se comprometió a ceder soluciones en materia de capacitación online para 1 millón de docentes. Por supuesto, todo esto despertó la euforia del Presidente de la Nación.

El otro jugador que se vislumbra en el horizonte del acotado Conectar Igualdad que ya comenzó a delinear el macrismo no es otro más que el Grupo Clarín. De la mano de la editorial Tinta Fresca, el multimedio viene acercando posiciones con el Ministerio de Educación a fin de colocar dentro del portafolio de contenidos digitales toda su solución, precisamente, educativa.

En el camino deberá doblegar a rivales de similar peso: Telefónica, con su propuesta Aula 365, y Grupo Prisa, que a principios de marzo cerró la compra de Carvajal Soluciones Educativas, esto es, la editorial Norma y sus sellos Kapelusz, Torre de Papel y Zona Libre.

“Los cambios en Conectar Igualdad, si uno contextualiza lo que sucede, comprenden a los contenidos y no así a los equipos. La parte del hardware no se toca. El negocio, en todo caso, está en volverse proveedor del Estado por efecto de la venta de millones de licencias de software. Así lo entendió Clarín”, aseguró a este medio un reconocido consultor IT.

Para Microsoft el escenario es más benigno: se trata del sistema operativo imperante en la Argentina. Y la decisión del macrismo de homologar lo que ocurre en los hogares con la tecnología que se entrega en las aulas no despertaría mayores críticas.


“Conectar Igualdad implicaba desarrollos innecesarios en software libre. Es más barato trabajar sobre Windows, si vamos al caso. Eso es lo que ha entendido el Gobierno para tomar esta decisión”, explicó otro experto interpelado.

Por lo pronto, la discontinuidad del área de inclusión digital coloca en estado de “hibernación” a más de 5,5 millones de netbooks. Esto, por supuesto, hasta tanto se defina bajó qué sistema operativo operarán y cuál será el portafolio de contenidos al que accederán los alumnos. El desarme de parte de Conectar Igualdad deja hoy sin asistencia a más de 20.000 escuelas distribuidas en todo el país.

Por supuesto, el macrismo se mantiene lejos de reconocer lo expuesto antes por Castrillo. El último viernes, la cartera de Educación difundió un comunicado, en el que afirma que “los programas Conectar Igualdad y Primaria Digital seguirán funcionando con absoluta normalidad”.

“Actualmente, el Ministerio de Educación y Deportes de la Nación busca una visión integral a sus acciones en las escuelas, y en esta línea se encuentra trabajando el equipo de Educ.ar en coordinación con las demás áreas del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación y la ANSES. Hoy en día trabajan y lo seguirán haciendo 1.500 personas en todo el país en el Programa Conectar Igualdad”, concluye la notificación oficial.

Lo que Cambiemos nunca tuvo en cuenta, pese a su predilección por las redes sociales, fueron las múltiples fotografías y videos que, rápidamente viralizadas en la red, mostraban cómo en el mismo momento en que se comunicaba la aparente normalidad del programa, los empleados camino al despido concretaban una ruidosa protesta frente a la sede de Educación.