Piedra OnLine

domingo, 3 de abril de 2016

La transnacional Turner, el eje de disputa entre Clarín y el macrismo

De la noche a la mañana, el grupo de medios "descubrió" la pobreza, la inflación y la suba de tarifas. De fondo: una disputa de negocios.

Por Nicolás Adet Larcher

El jefe de gabinete, Marcos Peña, mantuvo una reunión con ejecutivos de Turner International para iniciar aproximaciones sobre Fútbol para Todos y su financiamiento a futuro. Desde la corporación de medios norteamericana, estuvieron presentes el presidente Whit Richardson, y el jefe de asuntos legales de Turner Latinoamércia, Víctor Roldán, quienes expresaron el interés de la compañía para adquirir las transmisiones del programa que el gobierno dejará de sustentar económicamente en dos meses.

Los directivos de la empresa Turner, se habían acercado a los funcionarios de la Casa Rosada en ocasión de la visita del presidente Barack Obama, quién abrió las puertas para la expansión de la cadena en nuestro país. Ayer, los directivos le propusieron a Peña una oferta superior a la ofrecida por otras empresas interesadas en la transmisión del fútbol. En resumen, Turner ofrece una cifra muy cercana a lo que el estado paga a la AFA en la actualidad, alrededor de unos $1.800 millones por año.

Turner International Argentina ya había manifestado sus intenciones de quedarse con el canal de Telefónica, Telefé, para intentar ampliar su peso en nuestro país. Actualmente, Turner es dueño de señales de películas y series como TNT, I-SAT, Space, TCM y Warner Channel, además de poseer canales infantiles como Boomerang o Cartoon Network y canales musicales o entretenimiento como TBS, Much Music y HTV.

El acercamiento de Turner con el gobierno nacional encendió alarmas en el Grupo Clarín, quienes tenían pensado retomar beneficios que habían dejado de percibir ante la implementación de Fútbol para Todos. Desde la asunción de Mauricio Macri, el grupo se había visto beneficiado por una serie de medidas que, no solo debilitaron la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, sino que allanaron el camino para la expansión que Clarín había relegado en los últimos años.

Eso explica el retorno de Clarín al periodismo crítico: del apoyo entusiasta inicial, ahora el grupo pasó a tapas y coberturas más distantes con el gobierno nacional. “Macri se alojó en el sur en la casa de un millonario polémico”, tituló el diario en alusión a la relación entre el presidente y el millonario británico Joe Lewis. Al día siguiente, Clarín publicó: “Crece la polémica: la ex vocera del millonario Lewis, con cargo en Radio Nacional”, sobre la designación de la abogada Dalina Pinacho como directora de la radio, quien además es militante del PRO.

Los aumentos tarifarios tampoco estuvieron ausentes entre las páginas del medio y en el primer día de abril, Clarín calificó como “fuertes” las subas en transporte, gas, agua y combustibles, anunciadas desde el gobierno nacional. En el interior, dedicó dos páginas completas con datos concretos para reflejar la noticia del día. Sumado a esto, las noticias de inseguridad volvieron a tener relevancia entre las páginas y las pantallas del Grupo.

El grupo de medios que dirige Héctor Magnetto empezó su lobby habitual sobre un gobierno: falta saber si se profundizarán las diferencias o habrá fumata blanca.