Piedra OnLine

lunes, 18 de abril de 2016

Petroleros de Chubut y Santa Cruz rechazaron los procedimientos de crisis

Según publicó Tiempo Sur, la situación en el sector petrolero local no sólo está afectada por la incertidumbre que existe en el plano internacional vinculado al precio del crudo sino también por las faltas de certezas dentro de la Argentina. 

Las operadoras de la Cuenca del Golfo San Jorge consiguieron del Gobierno nacional un precio sostén para el crudo de exportación, sin embargo continúan con sus pretensiones de abaratar costos a partir de una reducción de sus trabajadores directos e indirectos.

Según publicó Tiempo Sur, la situación en el sector petrolero local no sólo está afectada por la incertidumbre que existe en el plano internacional vinculado al precio del crudo sino también por las faltas de certezas dentro de la Argentina. Las operadoras de la Cuenca del Golfo San Jorge consiguieron del Gobierno nacional un precio sostén para el crudo de exportación, sin embargo continúan con sus pretensiones de abaratar costos a partir de una reducción de sus trabajadores directos e indirectos.
A su vez, las empresas que comercializan el crudo en el mercado interno sostienen que el precio sostén fijado por el Ejecutivo es, a diferencia de lo que ocurría el año pasado, “insuficiente”.

A esto se suma que el mensaje del ministro de Energía, Juan José Aranguren, a principio de año fue inequívoco: el Gobierno apuesta a que los precios internos se acoplen con los valores internacionales.
En este contexto, la política de precios sostén para el sector petrolero caducaría, al menos que se tome una decisión en contrario, el primero de enero de 2017. Este es el escenario que manejan tanto los funcionarios de los distintos gobiernos vinculados a las provincias petroleas como los representantes sindicales y analistas del sector.
La última cotización del barril WTI para esta semana fue de 40,36 dólares. Si bien es una mejora del 29 por ciento en relación al precio registrado hace dos meses (31,53), todavía está lejos de un posible valor de equilibrio. Durante la gestión de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner comenzó a aplicarse un precio sostén con el objetivo de que las operadoras, en particular YPF, siguieran aportando a la soberanía energética, y para que la crisis internacional no golpeara tan fuerte en este sector. Pero lo primero que hizo el actual Gobierno nacional fue reducir ese precio sostén, al bajarlo un 13 por ciento para el crudo extraído en Neuquén (el barril quedó en 67 dólares), y un 18 por ciento para el crudo tipo Escalante (54,60 dólares) explicó Tiempo Sur.

“El fondo de la cuestión era el precio del barril que ahora está cerca de los 40 dólares, a lo que hay que agregarle el precio sostén del Gobierno nacional. Sin embargo, las operadoras pretenden bajar sus dotaciones para hacer más efectivo el precio/costo del barril.
El achique sigue estando y la situación se complica. Por ahí en YPF todavía no se siente pero en SINOPEC también hay achique. En PAE esta semana hubo retención parcial de tareas”, explicó a Tiempo Sur Fernando Cruz, asesor del Sindicato de Petroleros Privados de Santa Cruz. Esas pretensiones de “hacer más efectivo” el precio del barril se tradujo en un intento de la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales, donde están nucleadas las principales compañías de servicios, de implementar en todas las provincias petroleras un “procedimiento de crisis”, instrumento avalado por el Ministerio de Trabajo que le permitiría a las empresas reducir tanto personal como sueldos.
Este procedimiento ya fue rubricado en Neuquén y Río Negro, con el aval del sindicalista (aliado a la CGT de Hugo Moyano) y el senador nacional Guillermo Pereyra. Sin embargo, los sindicatos con injerencia en la Cuenca conjunta entre Chubut y Santa Cruz rechazaron el planteo, con el aval de 180 delegados. Hasta el momento, la cartera de Trabajo, que conduce Jorge Triaca, convalidó la decisión de la Cuenca. Sin embargo los trabajadores están en alerta. “No hemos aceptado firmar el procedimiento de crisis, creemos que todavía hay mano de obra que puede ser absorbida por las empresas.
Estamos trabajando en forma conjunta con el sindicato de petroleros de Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Queremos sostener la actividad, aunque estemos pagando algunos costos, como el retiro anticipado de algunos trabajadores. Todos sabemos cuál es la política del actual Gobierno. El modelo neoliberal cierra con desocupación”, sostuvo a este diario José Lludgar, secretario General del Sindicato de Petroleros Jerárquicos. Según Lludgar, para fin de mes Nación importará un nuevo barco de crudo.
Ya había realizado una importación en febrero, cuya licitación fue ganada por una empresa subsidiaria de Shell. “Van a traer crudo del tipo medanito. Lo que dicen es que van a generar una mezcla para mejorar el crudo tipo Escalante, que es el que se produce en el Golfo San Jorge. Pero esto no es así. La realidad es que acá hay una cuestión económica para preservar la rentabilidad de las empresas en detrimento de los trabajadores y de un proyecto de industrialización”, analizó el representante sindical. ¿Cuál es la finalidad de la importación de crudo? Durante los gobiernos kirchneristas, los opositores se cansaron de hablar de la crisis energética y de cómo Argentina pasaría a importar petróleo por la falta de inversiones en el sector.
Es verdad que hubo falta de inversiones por parte de algunas operadoras, incluida YPF hasta que fue recuperada por el Estado. Pero crudo hay. Es decir, el proceso de importación de recursos naturales, tanto de petróleo como de gas, tal como fue explicado en el Panorama Energético publicado el pasado 3 de abril, es por una decisión de política económica y no por falta del recurso. “En la zona Austral, el crudo tipo María Inés, que tiene características complejas y sólo puede ser refinado en la planta de San Lorenzo, no es comercializado. Hay stock y no se comercializa porque es más económico importar. En Neuquén están abarrotados de crudo que no están vendiendo, y ahora dicen que van a importar. Entonces, uno va entendiendo un poco más hacia dónde va el Gobierno nacional. Este no es el camino”, explicó Lludgar. El camino planteado por Nación de reducción del gasto público y del déficit fiscal, que tiene incidencia en varios sectores pero sobre todo en el energético y en la obra pública (esta misma semana se confirmaron 2400 despidos en Atucha) es sinónimo de enfriamiento de la economía.

Los representantes sindicales con los que dialogó Tiempo Sur también relacionaron los procedimientos de crisis para el sector, que no solo habilitan la reducción de personal sino también recortes en los salarios, con la otra pretensión del Ejecutivo de controlar la inflación a través de una menor emisión de pesos.
El salario medio para los trabajadores del sector petrolero en Santa Cruz se ubicó en los 38.630 pesos (2014), un 5 por ciento más que los asalariados de las demás provincias petroleras (37.047 pesos). Estos datos surgen del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), elaborados por el Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial del Ministerio de Trabajo. Esa masa de dinero impacta de lleno en las economías locales, en los comercios, restaurantes, almacenes.
Si las empresas petroleras comienzan a despedir trabajadores o aplican retiros voluntarios a partir de la crisis del sector de los últimos meses (por una combinación en la baja del precio internacional sumado a una reducción del precio sostén interno), o se reducen los trabajadores de la construcción vinculados al sector, el impacto no sólo se sentirá en las familias de los petroleros sino en el conjunto de las economías locales debido a una menor circulación de dinero. Nunca mejor dicho, todo tiene que ver con todo.

Claves
*La operadoras petroleras y la Cámara de empresas proveedoras de servicios quisieron imponer en la región un procedimiento de crisis.
*Los sindicatos de Santa Cruz y Chubut rechazaron la medida.
*El fondo de la cuestión sigue siendo el rol del Gobierno nacional en el sostenimiento de la industria.
*Según los analistas de mercado y representantes sindicales, el actual precio sostén es insuficiente.
*El objetivo de Nación es que a mediano plazo el mercado interno quede regido por los precios internacionales.
*Los sindicatos petroleros sostienen que el Gobierno habilitó la importación de crudo en detrimento del desarrollo local de la actividad
*En Neuquén habría crudo sin vender, lo mismo que el recurso tipo María Inés. *Mientras este escenario de crisis ocurre, los países miembros de la OPEP y otras naciones productoras discutirán hoy una posible reducción de la producción.
*El gran ausente será Estados Unidos. De los países OPEP, Libia no asistirá e irán rechaza cualquier modificación en las cuotas de producción.