Piedra OnLine

martes, 12 de abril de 2016

Rutas cortadas en el Litoral y un pueblo cordobés "se hunde"

Las lluvias agravan la situación y miles de personas siguen evacuadas


BUENOS AIRES.- La persistencia de las lluvias en el Litoral mantenía hoy cortadas varias rutas en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, mientras en Córdoba denunciaron que la localidad de Pozo del Molle sufre un "hundimiento paulatino" del terreno por canales clandestinos que se abrieron para desagotar campos inundados.

En tanto, el Servicio Meteorológico advirtió que las precipitaciones abundantes que comenzaron en los primeros días de abril seguirán al menos hasta el miércoles en todo el noreste argentino, con posibles lluvias y ocasionales tormentas.

Autoridades de Santa Fe recomendaron a la población extremar la precaución al conducir por las rutas de la provincia, luego de que la Dirección de Seguridad Vial informó que había interrupciones por agua en la calzada en las vías de comunicación cercanas al río Salado y en Colonia Teresa.

Una de las situaciones más complicadas se reportó en la zona de la ruta nacional 34, donde varios camiones quedaron detenidos en las banquinas en tramos de seis kilómetros.

En Entre Ríos, las clases fueron suspendidas en La Paz y en Feliciano a raíz de "las inclemencias climáticas que reinan en la región". La ministra de Desarrollo Social, Laura Stratta, remarcó que allí la situación "es muy compleja por las características de la población afectada".

Stratta dijo que había "cortes de luz y de rutas" en La Paz y Sauce de Luna, donde la provincia seguía "asistiendo a las localidades, pero el tiempo no da tregua y el pronóstico no es alentador".

"Complicado"

"El departamento La Paz está todo complicado. Hay problemas en San Gustavo, Santa Elena, Piedras Blancas, Paraje Quebracho y la zona de Yeso, donde no hemos podido ingresar", añadió.

Desde Córdoba, el intendente de la localidad de Pozo del Molle, Carlos Salvático, denunció que las defensas que se levantaron el viernes en los ingresos al pueblo se derrumbaron, lo que agravó el estado de calles y edificios, por lo que las clases fueron suspendidas por tiempo indeterminado.

"La situación es desesperante", remarcó, y explicó que en su comuna "estamos literalmente asistiendo con una impotencia total al hundimiento paulatino de nuestro pueblo" de 3.500 habitantes.

Salvático responsabilizó por ello a "la mano del hombre indiscriminada", en referencia a productores agropecuarios que construyen canales clandestinos para drenar sus campos, lo que deja a la localidad bajo el agua, sostuvo en diálogo con radio Cadena 3. (DyN)