Piedra OnLine

lunes, 18 de abril de 2016

Se conforma el nuevo directorio de YPF

Bruno

Monti

Frigerio
El equipo para la "era amarilla" de YPF ya empieza a tomar forma. Con el cargo de CEO aún sin definir, el directorio aprobó la semana pasada la "postulación" de siete nuevos nombres que completarán (junto a los cinco ya elegidos en diciembre pasado) la renovación casi total de los 15 asientos que definirán el futuro de la principal petrolera del país.

El gobierno busca sacar así cualquier kirchnerismo o "galuccismo" residual del órgano empresario. Y para ello apeló a un variopinto cuadro de especialistas y no tanto, aunque en todos los casos se trate de personas con experiencia en empresas privadas, acaso para continuar con la idea que imprimió en los ministerios.

Dentro del equipo se destacan tres ex YPF durante gestiones privadas. El nombre que más resonó es el de Roberto Monti, ex hombre fuerte de la compañía antes de que Repsol hiciera el "take over" de la firma. Según contaron fuentes del sector e este medio, Monti vive en París, y viene al país a cuentagotas para participar de reuniones de otros directorios a los que pertenece como el de Petrobras Argentina.


Sus críticos aseguran que está fuera del mundo de petrolero, algo razonable teniendo en cuenta sus 76 años. Sin embargo, otros creen que su sólo nombre podría atraer inversiones.

El otro con pasado de gestión es Osvaldo Frigerio, padre del actual ministro del Interior, Rogelio. Comandó YPF como interventor en los 90, en la antesala del proceso de privatización que él ayudo a concretar. Sus críticos le cuestionan haber asistido al movimiento carapintada, algo que Frigerio nunca aclaró. Y no dejan de observar que venía de "rebotar" como posible director del Mercado Central ante la negativa del sector ruralista.

El tercer ex YPF que integrará el equipo será Norberto Bruno, actual ministro de Economía de Neuquén. Curiosamente estuvo bajo el mando de Monti tras la muerte de Entenssoro y ahora será el representante de Neuquén en lugar de Gustavo Nagel, que llegó a ese lugar de la mano de exministro Guillermo Coco.

Bruno es un hombre de confianza de Omar Gutiérrez y conoce de cerca el sector energético. Su nombramiento es una suerte de validación de un sillón que no tiene gravitación política, pero que pasó a ser clave para la provincia. También un mensaje sobre la voluntad de Neuquén de marcar territorio dentro de la compañía.

El salteño Armando Isasmendi (que ocupará la quinta banca rotativa para las provincias), el consultor Daniel Kokogian (que, como recordó una mujer conocedora del mundo petrolero, es famoso por sus camisas guayaberas), Luis Domenech e Inés Leopoldo completan el equipo.