Piedra OnLine

martes, 3 de mayo de 2016

“Se cree el dueño del país”


El gobierno de Córdoba envió una carta al presidente de la UIA, Adrián Kaufmann, en respuesta a una misiva de la entidad de la semana pasada, en la cual reclamaba una participación de Techint en la construcción de gasoductos. “Son un monopolio”, le dedicó.

El gobierno de Córdoba le respondió con dureza al presidente de la Unión Industrial Argentina, Adrián Kaufmann Brea, por la carta que la entidad envió la semana pasada al gobierno nacional a favor de que Techint participe de la construcción de gasoductos en esa provincia. “Con la actitud de un grupo monopólico que se cree el dueño del país, viene a querernos imponer a los cordobeses que dejemos de lado la licitación y no se hagan las obras hasta que ellos nos vendan los caños”, le dedicó a Techint Roberto Hugo Avalle, ministro de Industria, Comercio y Minería de Córdoba, quien señaló que escribió la carta por instrucción del gobernador Juan Schiaretti. El gobierno cordobés es un aliado del macrismo, aunque la misiva fue con copia al ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, y a su par de Producción, Francisco Cabrera.

La tensión entre Techint y el gobierno de Córdoba sigue en ascenso. El tema de fondo es que el Grupo se juega sus últimas cartas en su intento para maximizar su participación en el proyecto de gasoductos troncales por un monto de 9 mil millones de pesos que fue preadjudicado a tres consorcios de empresas liderados por la brasileña Odebretch, Iecsa y Electroingeniería, con financiamiento y provisión de insumos de China. Techint presionó al gobierno nacional a través de la UIA para que intervenga, amenazó con despidos en sus plantas y con interponer medidas antidumping contra China.

La semana pasada, la UIA se dirigió a Juan Schiaretti, gobernador cordobés, Prat-Gay y Cabrera, con la firma de Kaufmann, y expresó su “profunda preocupación por la potencial destrucción del empleo que traerá la adjudicación del suministro de tuberías y accesorios de origen chino”. “China incurre en prácticas de precios predatorios y comercio desleal”, dijo la entidad y advirtió que “el gasoducto de Córdoba permitiría el mantenimiento de miles de empleos y la reactivación de plantas”. El gobierno cordobés le respondió a Kaufmann Brea, hombre de Arcor, empresa insignia de Córdoba.

“Su carta nos ha causado verdadera sorpresa, por las argumentaciones en ella esgrimidas en defensa de una empresa monopólica que no es mencionada, conteniendo aseveraciones y conceptos a los que seguidamente brindaré respuesta”, comienza el ministro Avalle. “El gobierno provincial realizó un proceso licitatorio internacional para construir los gasoductos troncales, para que 800 mil cordobeses en 175 localidades puedan contar con gas natural y para que cientos de industrias pequeñas y medianas del interior provincial puedan tener combustible a precios competitivos. Dicho proceso fue claro y transparente, duró más de siete meses desde su inicio hasta su culminación y participaron diez grupos empresarios de distintos países incluyendo las empresas argentinas”, indica.

“Es falsa la aseveración de Uds. donde dicen que fue llave en mano, jamás se planteó de esa manera la licitación. Grupo Techint por sus elevados precios perdió por amplio margen la licitación. Este grupo jamás objetó el resultado de la licitación en ninguna de sus etapas. Ahora con la actitud de un grupo monopólico que se cree el dueño del país, viene a querernos imponer que dejemos de lado la licitación y no se hagan las obras hasta que ellos nos vendan los caños”, continúa.

El gobierno de Córdoba advierte que “resulta extraño que el anterior intento de nuestra provincia para hacer los gasoductos hace cinco años se vio frustrado porque el anterior gobierno nacional no nos autorizó el endeudamiento, donde los caños venían del Brasil y en esa oportunidad nada dijo Techint del trabajo argentino, ni de la producción nacional y fue así porque los vendímiles de sus puestos de trabajo, hoy en dudas de subsistencia, porque sufren las consecuencias de ser obligadas de comprar chapa al monopolio Techint, que les vende la misma un 30 por ciento más caro que a las empresas brasileñas en aquel país, haciendo así inviable laa este grupo desde la sucursal de Brasil”.

Además, le apuntó directamente a la UIA: “Lamentamos que la UIA no se exprese de la misma manera y con la misma determinación para defender a las pymes autopartistas y mecánicas cordobesas y a varios fabricación de autopartes nacionales. Resulta llamativo que la Unión Industrial Argentina defienda solamente a los monopolios de insumos industriales y no a los sufridos usuarios de esas materias primas”.

El gobierno de Córdoba también recordó que Techint puede negociar con las empresas que ganaron la licitación, vendiendo una porción de los tubos. La propuesta oficial fue que la mitad de los caños se adquieran localmente, aunque Techint, según Avalle, no aceptó esas condiciones. Se espera que en las próximas semanas el Grupo ingrese en una negociación para definir su participación. Entre los tres sistemas de gasoductos troncales que serán adjudicados se necesitarán 51 mil toneladas de tubos de acero, en un negocio que implica entre 250 y 300 millones de dólares.