Piedra OnLine

lunes, 2 de mayo de 2016

Vamos hacia el supermercado del mundo, importado.

Mientras llegan menos maquinarias para nuevas inversiones, saltó 19% en el trimestre la compra de comidas y bebidas al exterior. Los fabricantes de heladeras, freezers y exhibidores, precisaron que en los últimos cuatro meses ingresaron al país 31.125 unidades, la misma cantidad que en todo el 2015

Sin señales de reacción de las importaciones vinculadas a la industria y la inversión, las que empiezan a reactivarse son las de bienes terminados, de consumo, con las grandes superficies a la cabeza. Computadoras, textiles y celulares encabezan los bienes que más crecieron, junto con alimentos y bebidas, en algunos casos por consumo reprimido y en otros para generar competencia y precios de referencia, según reconocen en el Gobierno.

“Se volvieron a conseguir los Tramontina”, contó entusiasmado un empresario sobre la reaparición en las góndolas de los cuchillos “made in Brasil” que llegaron a tener faltantes en los últimos años.

Las cifras del Intercambio Comercial Argentino que publica el Indec dan cuenta de que en marzo, el ingreso de bienes de consumo importados creció 11% y 6% en el primer trimestre mientras que el resto de los rubros –salvo la importación de autos– muestra caídas. Así, las compras vinculadas a la producción, como las de bienes de capital, bajaron 16% en marzo y 1% en el trimestre y las de insumos cayeron 11% en el último mes (y 12% en el trimestre).

Dentro de los bienes de consumo, el ingreso de alimentos y bebidas creció 28% en marzo. De acuerdo con fuentes del sector, el Gobierno y los supermercados negociaron una mayor apertura en alimentos importados a cambio de evitar remarcaciones en los bienes de la canasta básica. “Lo que se está importando son alimentos gourmet. En juguetes se mantiene el acuerdo con los productores nacionales de que haya un 50-50 entre la oferta local e importada, y en textiles también se mantienen los acuerdos”, explicaron desde el sector supermercadista.

“La economía se va a ir abriendo. Hay más pymes importando insumos porque la diferencia de precios internos con el mercado internacional es grande. Y esto también se ve en el retail”, detalló el presidente de la Cámara de Comercio Exterior de Córdoba, Norberto Delfino. “Los cambios macroeconómicos van más rápido que algunas empresas para aggionarse”, ponderó.

“En algunos sectores había demanda contenida. En el caso de bienes de capital es una cuestión de cómo está la economía”, indicó el presidente de la Cámara de Importadores, Rubén García. Tampoco sorprende en producción la mala performance de los rubros de inversión, aunque esperan que empiece a revertirse la tendencia. En el sector textil, como la oferta nacional de insumos está muy concentrada, hubo mayores importaciones de telas.

El despegue no es generalizado y los sectores sensibles destacan que se pudo renegociar la protección con el nuevo gobierno. “En el caso de juguetes está monitoreado y en el mismo nivel del año pasado”, explicó Matías Furio, de la Cámara de Juguetes. En tanto, los operadores ven una mejor recepción en Producción, que habilitó un 0-800 para evitar trabas. “Ahora hay que avanzar en el gradualismo sobre las 1.400 posiciones con licencias no automáticas, cuando antes había sólo 600”, señaló el director de DMF Comercial, Diego Dumont.

La apertura de importaciones también permite contrarrestar la oferta de dólares tras la emisión de deuda y a la espera de la liquidación del campo. El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, anticipó esta semana que terminarán de abrir el cepo en las próximas semanas, con la eliminación de los topes por operación para importadores para generar demanda de dólares y evitar que el peso se aprecie.

“Recién a fin del mes que viene va a venir la demanda gruesa de dólares, lo que va a coincidir con la liquidación de la cosecha”, explicó el director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del siglo XXI, Miguel Ponce, en relación con el equilibrio del dólar que lleve adelante el Central.

Fuente: Perfil.