Piedra OnLine

sábado, 18 de junio de 2016

Petrobras se va de Neuquén con las deudas pagas

La firma brasileña canceló a la provincia 207 millones de pesos por un viejo diferendo impositivo.

 “En Neuquén, el segundo semestre empezó antes”, soltó un eufórico Omar Gutiérrez mientras presentaba la primera inversión petrolera de fuste conseguida durante su gestión. Fue el miércoles, en Casa de Gobierno, cuando anunció que Petrobras –que está a un par de firmas de ser absorbida en su totalidad por Pampa Energía– invertirá 346 millones de dólares en los próximos cuatro años para realizar un piloto de tight gas.

Pero el segundo semestre no sólo comenzó para el mundo petrolero sino para el Tesoro provincial. Con la firma de este acuerdo, el gobierno embolsará 440 millones en unos pocos días.

La mayor parte, unos 207 millones, provendrá de un acuerdo por impuestos mal liquidados con la firma brasileña que data de varios años. Se trata de un diferendo sobre cómo debía pagarse Ingresos Brutos que resultó en la práctica que la empresa dejara de pagar 1,5 puntos del tributo durante 8 años.


El tema se convirtió en una prenda de cambio para otorgar la concesión no convencional de 35 años en el promisorio bloque Río Neuquén, algo que Petrobras solicitó durante la gestión de Jorge Sapag. Varios meses más tarde, luego de un extenso trabajo junto al fiscal de Estado, Raúl Gaitán, se arribó a un acuerdo que, sin embargo, tiene algo de precario: sólo zanja el diferendo entre 2007 y 2015. La cuestión de fondo sigue abierta, y las partes se comprometieron a sumar peritos imparciales para buscar una solución.

Pero Neuquén no sólo recaudará con esta deuda saldada. También obtendrá dinero de otras tres vertientes.

Por un lado, cobrará un canon de ingreso de 80 millones de pesos. Equivale al 2% de las reservas del área, tal como lo estipula la reformada Ley de Hidrocarburos, justamente en uno de los puntos que más discusión trajo entre los gobernadores, la expresidenta Cristina Kirchner y el exCEO de YPF, Miguel Galuccio.

Este dinero será de libre disponibilidad del Tesoro, así como los 33,6 millones de pesos que entrarán por Impuestos a los Sellos. No ocurrirá lo mismo con los 120 millones de pesos que se esperan por Responsabilidad Social Empresaria, que ingresarán al fideicomiso que los administra y que tiene como fin la obra pública.