Piedra OnLine

domingo, 17 de julio de 2016

El MPN filma la serie “De eso no se habla”

La oposición neuquina, con ánimo de evaluar gestiones, hace referencia a la incapacidad del Movimiento Popular Neuquino de generar economía sustentable que sobreviva al cuasimodelo de enclave que se adueñó del Estado. 
 
Primero fue cuando se descubrió el petróleo, en 1918, luego Loma de La Lata, casi 60 años después, y ahora Vaca Muerta, que garantizan ingresos económicos para reproducir el esquema de la cultura del campamento.

Este diario publica hoy los desaguisados de la inversión del canal de riego en El Chañar. Según los conocedores fácticos del terreno, fue hecho contra la razón. La consecuencia es que el cementado debió retirarse, cuando estaba en un 90% de terminación, porque no se tuvo en cuenta que había napas que buscarían salir a flote. Ni hablar de las canoas que cruzan los canales y desbordan cuando se llenan de agua o los chacareros del final del canal a quienes no les llega el servicio en cantidad, por ejemplo, para usar en la lucha contra las heladas.

No es el único caso en que se evidencia el fracaso de hacer florecer economías por fuera de los hidrocarburos. Los 200.000 árboles que se plantaron en las 400 hectáreas donde había que bombear el agua del lago Exequiel Ramos Mexía están secos porque el lago bajó, las bombas quedaron al aire y la ecuación financiera dejó de ser la ideal para el capitalismo. En Senillosa se proyectó un polo cárnico con un matadero de primer nivel asociado a engordes a corral al que la barrera sanitaria le asestó un golpe fatal al impedir el ingreso de ganado del norte del Colorado. La planta está abandonada y la capacidad de faena en el resto es insuficiente.

El turismo es la segunda actividad que genera mano de obra y aporta al producto bruto geográfico. La Facultad de Economía de la Universidad Nacional del Comahue estimó en un 4,97% la participación en la producción de bienes y en un 6,6% respecto de las fuentes de empleo en la provincia.

Más allá de los planes que entretienen esquemas burocráticos, la actividad tiene basura que el MPN esconde bajo la alfombra. Se anotan: el sueño del cerro Wayle en Chos Malal, ubicado a 75 kilómetros, con un camino que adolece de pavimento, la hostería Ruca Malén que costó fortunas al Instituto de Seguridad Social y hoy está abandonada, las calles calefaccionadas de Copahue que sirvieron para vender la excentricidad pero luego no había dinero suficiente para terminar o cambiar el vaporducto que se corroía con el azufre.

No faltan quienes ofrecen “el modelo de las bodegas”, que nació como una idea emprendedora de Julio Viola y se desarrolló con una fuerte inyección de fondos públicos. Hay dos que están cerradas, una en manos de un grupo chileno donde se observa que parte de la viña fue borrada por una correntada de agua que baja de la barda y la otra tiene un petit hotel que en su momento era el único de cinco estrellas en la provincia.

“Siempre tiene que haber iniciativa privada porque, cuando se mete el Estado, la burocracia se come las iniciativas y terminan fracasando”, expresó un funcionario que conoce al dedillo el laberinto estatal.

Desde el 2007 a la fecha, las energías públicas se pusieron decididamente en el desarrollo de los hidrocarburos y se libraron batallas políticas de envergadura, pero los esfuerzos llegan al abismo cuando baja el precio del petróleo a nivel internacional y es necesario recurrir a la política del subsidio.

El desafío sigue vigente para que el modelo de la disyuntiva en Neuquén no tenga un shopping donde se haga un monumento al consumismo y a 150 kilómetros, en El Sauce, exista una colonia de 80 familias cuya supervivencia depende del cíclico régimen del arroyo Picún Leufú, que se seca en verano cuando se necesita regar.

El partido que gobierna utiliza el esquema de la película de María Luisa Bemberg “De eso no se habla”. Esconde a Charlotte con la complicidad del pequeño pueblo. Siempre ganó elecciones para gobernador.
Forestaciones secas, hosterías y plantas de faena abandonadas y megaobras para riego que deben realizarse de nuevo integran la lista de fracasos productivos.
En el partido no se ha dado un debate sobre formas de sortear las consecuencias de mantener, desde el Estado, la cultura del campamento.