Piedra OnLine

sábado, 30 de julio de 2016

La parodia que no les causó gracia a Macri y a Bullrich

El ministro les abrió un sumario a la directora, la vice, una secretaria y otros tres docentes de una escuela de Monte Castro por una parodia que incluyó a “Esteban” y “Mauricio”. La Ctera denunció una “política persecutoria hacia quienes piensan distinto”.

Por Werner Pertot

El ministro de Educación, Esteban Bullrich, separó del cargo a tres autoridades y tres docentes de la Escuela 3 de Monte Castro a raíz de una parodia que hicieron de él y de Mauricio Macri. También habría sanciones al portero. En esa dramatización, ante alumnos de sexto grado, cuestionaban el cierre de cursos que impulsó la gestión PRO. El funcionario consideró en la resolución que hubo una falta a “la moral y las buenas costumbres”. A algunos los separó por participar de la parodia, a otros por autorizarla o bien por “haber omitido manifestarse en contra”. Desde los gremios consideraron que “se los separa por pensar distinto”. “Aunque nos echen a todos, no vamos a dejar de defender la educación pública”, planteó el titular de UTE-Ctera, Eduardo López, quien dijo que presentarán un amparo. Los gremios docentes discutían anoche qué medidas iban a tomar.

La denuncia partió de un video emitido en varios noticieros y que –según la gestión PRO– fue grabado por un padre. En él, se ve a dos hombres que hacen una parodia ante un grupo de chicos con guardapolvo blanco. Los que actúan se hacen llamar “Mauricio” y “Esteban”. Y dicen:

“–Tenemos que hacer algo por la educación pública.

–Ya sé. Saquemos a los gremios y elijamos los docentes a dedo.

–No, pero quiero más. ¡Más!

–Y mirá. Ya les sacamos los subsidios para cuestiones edilicias y se los dimos a las privadas.

–Mirá: en esta escuela este grado tiene doce y este otro tiene trece alumnos.

–¡Ya está! ¡Cerrémoslo ya! Después, les vendemos el chamuyo de que es para que socialicen más”.

Cuando Bullrich anunció el 0800 para denunciar “intromisión política” en las escuelas, este diario le preguntó qué medidas podía tomar ante eventuales denuncias y el ministro dio como ejemplo este sumario que le habían abierto a autoridades y docentes de la escuela de Alvarez Jonte al 4600. En el sumario, los involucrados argumentaron que los padres les habían pedido una “medida de protesta”. La mayoría de la Junta Disciplinaria docente consideró que la teatralización fue una “simple manifestación” y no tenía gravedad institucional. El ministro dejó de lado ese criterio y dictó la resolución 2771 por la que separó del cargo preventivamente a la directora Liliana García, a la vicedirectora Rosa Maqueira, a la secretaria Sonia Mugerli, a las maestras Carolina Hernández y María Celeste Salgán Ruiz y al maestro bibliotecario Guillermo Di Fini. También inició el trámite para suspender al auxiliar de portería Néstor Dávila. No podrán estar ante estudiantes mientras siga el sumario.
Moral y buenas costumbres

El Ministerio de Educación omitió entregar el texto de la resolución a este diario, pero Página/12 lo consiguió de todas formas. Entre los argumentos, el funcionario PRO consideró que participaron “en una representación disvaliosa de las imágenes del jefe de Gobierno y del suscripto”. Señaló que corresponde separarlos a todos “ya sea por haber autorizado la realización de la ‘dramatización’ en cuestión, por haber omitido manifestarse en contra de la misma (...) o incluso por haber participado en la misma”. La supervisora escolar se salvó de ese criterio porque se mostró en desacuerdo durante el sumario.

Como razones para separarlos del cargo, indicó que se vulneraron diversas partes del artículo 6 del Estatuto Docente y entre ellas mencionó educar “con absoluta prescindencia partidaria y religiosa” y “observar una conducta acorde con la moral y las buenas costumbres y con las normas de ética del comportamiento social”. Estas cláusulas fueron remarcadas en el comunicado de prensa que distribuyó el Ministerio de Educación.

“Estoy defendiendo la escuela pública con esta decisión. El problema es la utilización de chicos de seis o siete años, de primaria. Es vergonzoso el video. La medida que estamos tomando se ha tomado cientos de veces en la instrucción de un sumario”, señaló Bullrich a este diario. “No compro el discurso de la persecución. Todos los días me encuentro con docentes que me hacen comentarios críticos. Si separara a todos los que me hacen críticas, no tendría docentes en la Ciudad”, graficó el ministro.

“Este gravísimo hecho confirma la política persecutoria del Gobierno de la Ciudad hacia quienes piensan distinto sentando un precedente inédito en treinta años de democracia”, consideró el titular de UTE-Ctera en una conferencia de prensa. “Con esta medida, tomada en contra de la recomendación hecha por la Junta de Disciplina docente, Macri y Bullrich avanzan sobre la libertad de expresión sumando, a la persecución, el castigo a los que expresan sus ideas”, afirmó López. “Los docentes estaban criticando la política de cierre de grados. Gracias a esa y otras actividades se evitó el cierre de muchos cursos”, argumentó. López evitó hablar de las medidas de fuerza que van a tomar hasta la reunión que tenía prevista con representantes de otros gremios ayer por la noche. Hoy anunciarán de qué manera enfrentarán la resolución de Bullrich.