Piedra OnLine

domingo, 17 de julio de 2016

Miles de venezolanos cruzan por tercera vez en una semana la frontera con Colombia en busca de alimentos

El paso hacia Cúcuta se ha vuelto a abrir este domingo después de que el sábado se hiciese por sorpresa



Miles de venezolanos han vuelto a cruzar desde primera hora de este domingo una parte de la frontera entre Venezuela y Colombia. Es la tercera vez en una semana que se produce un paso masivo de gente en busca de alimentos, después de que el sábado, por sorpresa, el Gobierno de Táchira, estado limítrofe, abriese la frontera, cerrada desde agosto del año pasado por decisión unilateral del presidente, Nicolás Maduro. En ambos casos, el tránsito se ha realizado con tranquilidad desde las seis de la mañana.

Según el director para el desarrollo y la integración fronteriza, Víctor Bautista, durante el sábado más de 40.000 personas procedentes de Venezuela ingresaron a Colombia en busca de alimentos y medicinas. "Hay un balance positivo de lo que el gobierno colombiano dispuso para que esta población acceda a este tipo de servicios y condiciones sociales que ya hemos analizado anteriormente", aseguró.

El Gobierno de Colombia se preparaba desde el viernes para una nueva entrada masiva de venezolanos en su territorio este domingo. La Cancillería había confirmado estar "realizando gestiones" para que el tránsito fuera ordenado, como sucedió la semana pasada con la llegada de más de 35.000 personas en busca de productos de primera necesidad. Pero un día antes de lo esperado, una delegación oficialista llegó al cruce entre países al grito de "la patria no se vende" y la guardia bolivariana encargada de controlar la zona permitió el cruce. Desde hace dos semanas, el presidente venezolano Nicolás Maduro decide de manera arbitraria cuándo abre su lado del paso, cerrado desde el pasado agosto, sin previo aviso a sus homólogos colombianos.
Juan Fernando Cristo, ministro del Interior colombiano, ha sido la primera autoridad en trasladarse a la zona horas después de que se abriera la veda. "En este momento están pasando miles de venezolanos. Hay convicción del Gobierno nacional de avanzar en la reapertura formal y trabajar con el Gobierno venezolano hacia esa dirección", ha dicho sin dar detalles de cuántas personas habrían cruzado hasta ahora. El estado de Táchira, gobernado por José Gregorio Vielma Mora, uno de los pocos portavoces en esta coyuntura, relata en directo en su cuenta de Twitter cómo está siendo la entrada de sus compatriotas a Colombia, además de informarles del precio de los alimentos en el país vecino. "En Cúcuta están preocupados por el paro camionero, ya no hay ni harina ni azúcar económica", se lee en uno de los tuits. En otro se comparan precios de productos básicos en ambos países. O se informa de que durante esta jornada no se solicitará documentación a quienes quieran cruzar.

La Federación Nacional de Comerciantes en Cúcuta (Fenalco) se reunió el viernes con representantes del departamento del Norte de Santander, Cancillería y gerentes de supermercados para informar al Ejecutivo de que se están produciendo problemas de desabastecimiento en la zona por el paro camionero. "Nos falta el azúcar que llega desde el Valle del Cauca, harina pan y otros productos", asegura Gladys Navarro, portavoz de Fenalco. "Si no fuera por la huelga no tendríamos preocupación de poder atender a los venezolanos".

"Existe un plan para generar zozobra en la frontera con Colombia", dijo Vielma el pasado viernes en la televisión pública de Venezuela. El gobernador aseguró, sin mencionar a nadie, que se pretende "evidenciar que se necesita un corredor humanitario para impulsar el uso de la Carta Democrática" contra su país. "Hasta en Caracas se preparan movilizaciones hacia la frontera y se llevarán una sorpresa cuando vean cuánto cuesta una taza de café del lado colombiano".

La frontera entre Colombia y Venezuela permanecerá abierta hasta las seis de la tarde, según informan las autoridades. Para el domingo, el paso estaba previsto desde las seis de la mañana hasta las ocho de la noche, como sucedió la semana pasada, en una decisión extraordinaria para que los venezolanos pudieran terminar sus compras. Las primeras previsiones apuntaban a una llegada de 50.000 personas, cifra que puede reducirse si durante la jornada del sábado siguen entrando venezolanos.