Piedra OnLine

jueves, 7 de julio de 2016

POR MIEDO A QUE LE PEGUEN UN NARANJAZO EL 9 DE JULIO MACRI MANDÓ VACIAR LOS NARANJOS EN TUCUMÁN

Macri mandó a vaciar todos los naranjos de la Plaza Independencia y alrededores por miedo a que le peguen un naranjazo el 9 de Julio. 

La insólita órden viene a cuento que ya en alguna oportunidad le tiraron con naranjas al ex gobernador Bussi. Pero tal como viene actuando el mandatario nacional la medida no sorprende ya que en todos los actos "públicos" Macri ordena un aislamiento total de la gente, solo personas seleccionadas tienen lugar en los mismos, las vallas a varias cuadras, como pasó en Plaza de Mayo o en el Monumento a la Bandera, ahora se complementan con el despoje de los naranjos en la Plaza Independencia y alrededores.

El miedo no es zonzo y el presidente no se destaca por su coraje y su valía. En esta oportunidad el pánico generado por escraches se vio aumentado por la posibilidad de recibir un naranjazo en público, lo que hizo que desde su entorno ordenaran vaciar los naranjos que adornan la Plaza Independencia y alrededores.

La Plaza Independencia en Tucumán está desde 1870 adornada por frondosos naranjos, que inundan el aire de aroma de azahar y han servido de inspiración a numerosos poetas.

Ante el pánico de encontrarse con una situación similar a la ocurrida en mayo del 96 contra Antonio Bussi y dado que en numerosas oportunidades las naranjas han servido en Plaza Independencia como proyectiles en las protestas, Macri y su entorno creen que podrían ser utilizadas con similares fines por vecinos no muy felices con las actuales políticas socio-económicas de su gestión.

Así, el héroe de la guerra contra el bache, el prócer que liberó a la patria del yugo del chori en el acto público, se consagra hoy en el azote de los naranjos y pasa a la historia como el primer presidente argentino que proscribió las naranjas de los árboles.