Piedra OnLine

lunes, 15 de agosto de 2016

Científicos argentinos lograron eliminar el gen de la vaca loca

Forman parte de la Facultad de Agronomía de la UBA y trabajaron junto con científicos alemanes y estadounidenses. También participaron INTA Castelar y la Universidad Maimónides.



Científicos argentinos lograron eliminar el gen de la vaca loca en embriones mediante una nueva técnica denominada “Crispr-Cas9” (tijera genética) que consiste en cortar en más de un lugar el gen hasta quitarlo y que podría generar nuevos conocimientos en las áreas de la medicina humana y la producción animal.

El trabajo, realizado por científicos de la Facultad de Agronomía de la UBA junto a pares alemanes y estadounidenses, “representa un avance en el combate de una temida enfermedad que afecta a los bovinos y que se puede transmitir a humanos”, detalló el sitio “Sobre la Tierra” de esa facultad.

Con este estudio “algunos investigadores en el área comenzaron a hablar de evolución acelerada” destacó Romina Bevacqua, de la Fauba, cuyo logro fue financiado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación.


Bevacqua explicó que aplicaron esta nueva estrategia de tijeras moleculares “para hacer modificaciones en el genoma de la vaca loca, por el cual introdujimos cambios muy pequeños (mutaciones) como los que ocurren de forma natural, pero de forma dirigida a ciertos genes de interés”.

Un campo muy auspicioso

Daniel Salomone, director del Laboratorio de Biotecnología de la Fauba, precisó que a partir de la aplicación de la técnica de tijeras moleculares en los genes “se abre un campo muy auspicioso en lo que hace a la edición genética ya que permite editar el genoma de cualquier especie (desde plantas hasta animales) directamente cortando el gen” de interés.

Lo atractivo “es que no sólo cortamos, como se hizo en la mayoría de las investigaciones que existen hasta ahora, sino que hicimos un cut and paste, cortamos y pegamos un nuevo gen. Esto significa que ahora el gen se posiciona en el lugar exacto elegido por el científico.

En el caso particular de la vaca loca, “basta cambiar un aminoácido (el componente de la proteína que genera la enfermedad) para que ese animal tenga resistencia. Por eso creemos que estas modificaciones sutiles nos permitirán en un futuro reparar enfermedades genéticas u otorgar resistencias”.

Producir medicamentos

Según Salamone, esta tecnología permitiría generar animales cuyo destino sería producir medicamentos. “Para esto tendríamos que introducir al genoma una cantidad importante de material genético, con los genes de la medicina que queremos producir, pero también con información para que esa medicina se produzca en un determinado órgano y momento, por ejemplo: en la leche y durante la lactancia”.

La tijera genética podría ayudar a suprimir proteínas de la leche que causan alergias en algunas personas: “Podríamos producir una vaca con leche hipoalergénica, que tiene un bajo riesgo de generar reacciones en los humanos que la consuman”, destacó Salomone.

“Cortamos y pegamos un nuevo gen. Esto significa que ahora el gen se posiciona en el lugar exacto elegido por el científico”.

Daniel Salomone, director del Laboratorio de Biotecnología de la Fauba.
“Introdujimos cambios muy pequeños de forma dirigida a ciertos genes de interés, que en nuestro caso fue el de vaca loca”.

Romina Bevacqua, miembro de la Facultad de Agronomía de la UBA.

La enfermedad afecta a numerosos países
Argentina es libre de la vaca loca, pero Europa, EE. UU. y otros países sufrieron grandes problemas. Se trata de una enfermedad neurológica degenerativa, que se puede trasmitir a las personas.

La vaca loca, o encefalopatía espongiforme bovina, es causada por priones, partículas infecciosas formadas por una proteína capaz de producir enfermedades neurológicas degenerativas y puede ser transmitida a humanos.

Se avanza sobre una nueva generación de animales resistentes a enfermedades pero para que se conviertan en productos comercializables, se requieren más investigaciones e inversiones.