Piedra OnLine

viernes, 19 de agosto de 2016

La Planta Industrial de Agua Pesada se prepara para volver a producir

El delegado de la PIAP, Adrián Lizzi, anunció que el proceso podría comenzar en unos 15 días. Generará primero un stock de entre 30 y 50 toneladas.

Agencia neuquén - Una visita del subsecretario de Energía Nuclear de la Nación, Julián Gadano, trajo una cuota de optimismo para los trabajadores de la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP) de Arroyito. En los próximos 10 a 15 días tiene previsto reanudar sus operaciones para la producción del stock que necesitan las centrales nucleares en funcionamiento, tras un año sin actividad.

El funcionario nacional recorrió la planta, el martes, junto al ministro de Energía de la Provincia, Alejandro Nicola. Allí reafirmaron el proyecto para la construcción de Atucha III y el stockeo de refrigerante hasta que se concrete la firma del contrato. “Estamos en proceso de arranque, lo que venimos haciendo es un mantenimiento continuo. Hay unidades que ya están en marcha y, cuando nos den la disponibilidad de consumo de gas y energía, empezaríamos el proceso que puede ser en 10 o 15 días”, detalló el delegado de la PIAP, Adrián Lizzi.

La perspectiva de trabajo para los próximos meses -en principio hasta mayo- es la producción de un stock destinado a Nucleoeléctrica Argentina (NASA) de entre 30 y 50 toneladas, más otra cuota adicional que aún no está cuantificada. Si se concreta la firma del contrato para la construcción de la cuarta central, que se financiará con capitales chinos, la PIAP ampliará su perspectiva otros diez años: Atucha III demandará una carga de 600 toneladas de agua pesada.

La gran incógnita continúa siendo el después, ya que el proyecto de la quinta central dejará de lado la tecnología Candú y uranio natural para migrar hacia otra con reactor PWR que implicará un salto hacia el uranio enriquecido y el agua liviana.

“A eso nos seguimos oponiendo y será un tema de discusión. Creemos que Argentina tiene la capacidad para seguir desarrollando el uranio natural”, afirmó Lizzi. El planteo lo reiteraron esta semana al subsecretario Gadano, quien argumentó que ya resultó un logro obtener financiamiento para una central Candú más. “ El 80% de las centrales del mundo son PWR, de uranio enriquecido, y un 20% de uranio natural. Eso no quiere decir que no sean eficientes”, dijo Lizzi.

El delegado de la planta explicó que, a medida que fue ampliándose el plan nuclear con la construcción de Atucha II, la tercera central con uranio natural, el país logró el conocimiento necesario para construir un 70% con empresas y mano de obra argentinas. “Si se cambia de tecnología, debería comprarse llave en mano”, señaló.

¿Cuál sería el plan B, según el gobierno nacional? “Nos plantean que necesitamos hacer un stock de agua pesada para las centrales en funcionamiento, que tienen una pérdida de alrededor del 2%, y para Embalse, que está en proceso de mantenimiento. Luego, el país está viendo de poder exportar y meterse en el mercado internacional, que es muy acotado”, planteó.