Piedra OnLine

lunes, 17 de octubre de 2016

Detienen en Santiago a dos gendarmes coimeros: ganaban hasta $ 80 mil por día por dejar circular contrabando

Dos gendarmes fueron detenidos por orden de la justicia que los investiga por cobrar coimas a transportistas que llevaban mercadería de contrabando y les indicaban dónde estaban instalados los controles vehiculares en rutas de Santiago del Estero.

Según fuentes de la investigación los agentes habrían exigido el pago de 35.000 pesos a los camioneros; 25.000 a los colectivos y 20.000 a choferes de combis que transportaban bienes ingresados clandestinamente desde Bolivia y eran llevados hacia distintos puntos del país a través de esta provincia.

Los dos cabos aprehendidos fueron identificados como Raúl Décima Fariña y Guillermo Calderón, quienes se desempeñaban en la Sección Vial Santiago del Estero de la fuerza de seguridad nacional.

Ambos son oriundos de la provincia de Salta, donde se inició la investigación del juez federal de Orán, Raúl Reynoso, en 2011, con intervención del fiscal José Luis Bruno.

En ese marco, se reunieron elementos probatorios sobre la actividad ilegal de los uniformados y se concretaron allanamientos en domicilios de Tucumán, Orán y esta capital, donde se incautaron documentación y bienes de contrabando, dijeron las fuentes.

Uno de los imputados fue capturado en Buenos Aires, donde se encontraba circunstancialmente y el otro en esta ciudad.

Ambos fueron puestos a disposición del juez federal de Santiago del Estero, Guillermo Molinari, quien luego remitirá a los detenidos y el material secuestrado a su par salteño.

La modalidad descubierta era la de suministrar información a quienes trasladan mercadería ingresada de contrabando al país para eludir los controles en ruta de Gendarmería y de la Policía de la Provincia, añadieron los informantes.

Las fuentes dijeron que sospechan que también podrían haber facilitado el paso de estupefacientes y hasta trata de personas mediante este tipo de alerta para los delincuentes.

Fuentes cercanas a la investigación develaron que se estimaba que los ahora presos habrían llegado a percibir alrededor de 80.000 pesos diarios por su actividad delictiva, no descartándose que pudieran estar involucrados otros efectivos en las maniobras.