Piedra OnLine

domingo, 6 de noviembre de 2016

Plottier: de la toma a la ayuda solidaria

Un grupo de mujeres que había participado de la usurpación en la chacra sobre la calle Batilana ahora puso en marcha un merendero en el barrio El Chacay.

Georgina Gonzales

gonzalesg@lmneuquen.com.ar

Plottier.- Un grupo de jóvenes del barrio El Chacay revivió el viejo comedor y lo convirtió en un merendero al que asisten 25 niños de lunes a jueves. Los protagonistas de esta obra solidaria son parte de aquellos que el año pasado mantuvieron durante cuatro meses la toma de una fracción de chacra.

Los niños, de entre 2 y 14 años, son en su mayoría alumnos de la Escuela Primaria Nº 192 que todos los días esperan ansiosos que toque el timbre de salida. A las 5 de la tarde ellos están listos y apuran la marcha para llegar al merendero. La leche chocolatada ya humea en la cocina de Amanda y Sandra Giménez, dos hermanas que conocen muy de cerca las paredes de aquel viejo edificio. Es que su mamá, Carmen Pérez, fue la encargada de ese lugar por años, durante los que muchas familias del barrio acudían a diario para almorzar.

Para ellas fue maravilloso poder sumarse a esta iniciativa que surgió desde la cooperativa de vivienda Hijos del Chacay, formada tiempo después del desalojo de la toma de la chacra de Carlos Mena.

Lucía Manque, una de las integrantes, contó que luego de la toma -y aún con la necesidad habitacional- decidieron reunirse en cooperativa y le pidieron a la Municipalidad que les deje usar el viejo salón del comedor para sus reuniones. Las autoridades comunales les brindaron el lugar y ellos pusieron manos a la obra.

Entre todos, y durante varios fines de semana, pintaron las paredes, repararon el techo, arreglaron las viejas sillas y mesas e instalaron todos los servicios. Luego fueron unas seis mujeres las que se dedicaron plenamente al comedor, que reabrió sus puertas el 19 de septiembre pasado. Desde entonces, los chicos pasan sus tardes contenidos y disfrutan de una taza de leche, juegos y manualidades y reciben apoyo escolar.

Las meriendas son de lunes a jueves en el horario de 16 a 19, mientras que los viernes están dedicados a otra actividad. En el merendero funciona un taller de lengua de señas y también un ropero comunitario.

El comedor estuvo cerrado por diez años, y para todas las voluntarias hoy es un gran logro poder ver sus puertas abiertas nuevamente.

Muchos comercios de la zona colaboran con la cooperativa, que también recibe la leche y otros víveres del Movimiento Popular La Dignidad. Hoy les hace falta una cocina y buscan alcanzar ese objetivo.

31 jóvenes que estuvieron en la toma crearon la cooperativa.

Desde ahí apuestan a tener sus viviendas en el loteo que lanzó la cooperativa 127 Hectáreas en China Muerta. Las familias se asesoraron y buscaron la forma de poder conseguir su terreno.