Piedra OnLine

jueves, 22 de diciembre de 2016

Es la hora de salvar al Limay

Los vecinos se merecen un río no contaminado, más que una "pequeña Dubai" para el disfrute de unos pocos.

Podremos los neuquinos continuar con esa tradición de decirle a quien visite la ciudad que si toma agua del Limay no volverá más a su lugar de origen? Lo que la mayoría de los vecinos sospechaba desde hace largo tiempo, al recorrer la costa del río y ver el bajo caudal de las aguas y el reiterado vertido de efluentes cloacales sobre el Limay, ayer quedó confirmado como la más contundente certeza. La confirmación de que las aguas del balneario más antiguo de la ciudad, el Albino Cotro (ex Municipal), están contaminadas no debería quedar sólo en la decisión de prohibir bañarse sino en exigir respuestas claras y precisas de las autoridades municipales, provinciales y organismos vinculados al tema. Ante los niveles superiores al tolerable de escherichia coli, las respuestas deberían ser sin especulaciones políticas ni tirarse culpas de quienes tienen a su cargo resolver este grave problema. El informe de la AIC detectó más de 240 partes de la bacteria por cada 100 mililitros de agua. Esa maldita bacteria causa diarrea hemorrágica y a veces insuficiencia renal y hasta la muerte. Algo bastante serio, teniendo en cuenta que los fines de semana miles de personas de todas las edades desbordan los balnearios en los meses de verano.

La decisión de la Municipalidad de clausurar el balneario no se condice con la falta de transparencia por parte de la comuna, AIC, Recursos Hídricos provincial y EPAS, que no brindaron información del estudio a los medios, lo que generó que con el correr de las horas se especulara que el balneario Sandra Canale también presentaría el máximo tolerable de escherichia.

Los neuquinos se merecen un río Limay limpio y que no los contamine, más que una “pequeña Dubai” para el disfrute de pocos.