Piedra OnLine

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Fueron liberados unos 100.000 ejemplares de trucha en el río Negro



Alumnos de la Escuela Primaria N° 1 de Viedma, en la siembra en las aguas del río Negro. Los alevinos fueron fecundados en Regina y Piedra del Águila

Los alumnos de la Escuela Primaria N° 1 de Viedma participaron de una nueva siembra educativa de alevinos de trucha Arco Iris, en las aguas del río Negro. Como todos los años, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (MAGyP) desarrolló la actividad donde unos 100.000 ejemplares, provenientes de Trampa de Captura de Salmónidos Arroyo Ñireco, fueron liberados.

Esta siembra se enmarca en los programas de Repoblamiento de los Ríos y Lagos Provinciales y de Educación Ambiental, y los alevinos fueron fecundados en las instalaciones de las pisciculturas de Villa Regina y Piedra del Águila.
Además, los técnicos brindaron una charla educativa a los alumnos explicando en detalle el proceso de reproducción, la importancia del repoblamiento y la necesidad del cuidado del recurso de peces.

Sobre el programa de resiembra de ambientes naturales el subsecretario de Pesca de la provincia, Jorge Bridi, sostuvo que la idea es “proteger nuestras poblaciones de peces y devolverle al río un poco de lo que le sacamos con la pesca deportiva y otras actividades, para tratar de crear conciencia ambiental en los chicos de las distintas escuelas primarias”.

Agregó que “los resultados con la concientización son positivos, porque los chicos se transforman en educadores de sus propios padres que, muchas veces, son los que pescan”.

El proceso de reproducción de las truchas


Los alevinos, que ya están en condiciones óptimas para ser liberados, son producto de los desoves de las truchas que se capturan en los piletones de la trampa de Arroyo Ñireco, y que luego son incubados en las instalaciones de las pisciculturas rionegrinas.

En cada una de estas estaciones permanecen hasta que eclosionan, al cabo de unos 30 días, y salen los alevinos (pez recién salido del huevo). A estos se los cuida hasta que absorben el saco vitelino que posee cada uno y del cual se alimentan los primeros 25 días.

Cuando ya no se observa el saco es cuando pasan de alevinos a juveniles y se los puede liberar o sembrar, en distintos lugares óptimos, para que sigan viviendo solos.

La Trucha Arco Iris es la especie introducida que más se encuentra en la Patagonia y de la que se hacen permanentes siembras en cada temporada.