Piedra OnLine

martes, 31 de enero de 2017

En Junín de los Andes el fuego sigue fuera de control

Tierra arrasada, negra de ceniza, estéril y humeante. Así era la huella que dejaba el paso de la cabeza de fuego que avanzaba al ritmo de los fuertes vientos que complicó las tareas.

Al cierre de esta edición el incendio en el cerro Santa Julia llevaba más de 24 horas sin control y en la tarde de ayer ráfagas de 40km/hora y una temperatura de casi 30 grados no daban tregua a los casi 150 brigadistas que combatían las llamas.

Si bien no hay cifras oficiales, estimaban que la cantidad de hectáreas afectadas ya superaba el incendio forestal registrado la semana pasada en la estancia Sihuen (poco menos de 2000ha).

Según comentaron combatientes que trabajaban en el lugar, el fuego inició en la estancia Toki-eder, afectó parte de la estancia San Pedro y avanzaba hacia la estancia Palithue. El ministro de Seguridad de la Provincia, Jorge Lara, estuvo por la mañana en Junín y precisó que la noche anterior los brigadistas “estuvieron trabajando hasta la 1,30 de la madrugada y a esa hora decidimos replegar a todo el personal por el cambio de dirección del viento lo que provocó el descontrol del fuego”.

Ayer un grupo de bomberos y brigadistas pasaron momentos críticos consecuencia de la rotación del viento y el cambio en la dirección del fuego. Algunos combatientes debieron ser asistidos por el humo en los ojos, pero no se registraron lesionados de mayor gravedad. Sobre las causas del siniestro, Lara indicó que “teóricamente habría sido intencional, según me dicen desde Manejo del Fuego”.

El incendio inició en un cañadón de difícil acceso. Las llamas avanzaron con gran velocidad sobre pastizales secos y arbustivas por acción del viento, pero hasta ayer no había afectado ningún casco de estancia, vivienda, comunidad mapuche o una escuela agrícola cercana.