Piedra OnLine

domingo, 15 de enero de 2017

Los gauchos exprimen las redes y Whatsapp

Mario Cippitelli cippittellim@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Hasta hace pocos años atrás estaban aislados de casi todo, sin más compañía que el entorno natural, los animales que les daban sustento, la inmensidad del cielo y sus recuerdos.

Era un trabajo duro y solitario el del paisano neuquino, como el de la mayoría de los gauchos que no siempre tenían la suerte de relacionarse con amigos y familiares. La soledad era su forma de vida mientras las comunicaciones resultaban necesarias y suficientes para sobrevivir.

Hasta hace poco, también eran comunes los mensajes a través de las radios o aprovechando la visita de amigos o familiares o los almacenes de ramos generales que también funcionaban como una suerte de estafetas para llevar y traer información.

Era algo cotidiano hasta que la tecnología trajo los teléfonos inteligentes y, con ellos, las llamadas gratis por Whatsapp, los grupos de Facebook y todas las redes sociales que les abrieron una puerta al mundo.

Los poco más de 1000 kilómetros de fibra óptica que se instalaron en casi toda la provincia mejoraron aun más la conectividad a internet y el acceso a la telefonía celular. La vida del paisano cambió y la cultura gaucha comenzó a tener increíbles transformaciones en la era digital.

Ahora las fiestas populares y todos los eventos criollos se promocionan a través de grupos de Facebook, igual que el comercio, algo impensado hace una década.

Los clasificados gauchos para comprar y vender animales o herramientas de campo están a la orden del día y las relaciones personales se multiplicaron a través de los celulares.

“No hace falta la computadora; todos nos manejamos con teléfonos inteligentes, que son más cómodos y tienen de todo”, asegura Ángel Rondanina, de 49 años, poeta, escritor de los pagos de Challacó y animador permanente de las festividades que se realizan en cada punto de la provincia.

Como cualquier pequeña tribu urbana, los gauchos modernos tienen ahora grupos en Whatsapp o en otras redes sociales, a través de los cuales están comunicados permanentemente.

Por allí se transmiten videos, fotos y archivos de audio que achican distancias, acercan afectos y hacen que la vida de campo sea mucho más llevadera.

Todas las agrupaciones gauchas tienen su página en Facebook y por allí difunden fechas y horarios de jineteadas, carreras cuadreras, destrezas criollas y bailes populares. Y el pronóstico del tiempo también dejó de ser un problema, gracias a las aplicaciones que anticipan hasta las cuestiones más caprichosas e inesperadas del clima.

“Cambió para bien. Y no fue algo complicado, asegura Rondanina. “Es más fácil que el paisano se adapte a las costumbres de ciudad que el citadino lo haga con la cultura del campo”, reflexiona.

Como suele ocurrir en cualquier encuentro de amigos, cuando hay juntada y asado entre paisanos no faltan las selfies para mandarles a quienes están en algún pueblo o puesto más lejano, o algún “inspirado” (pequeña improvisación recitada o cantada al compás de la guitarra) que se graba como archivo de audio para mandarlo por el celular.

Las tradiciones se mantienen, pero la cultura del gaucho cambió. Siguen siendo hombres y mujeres de trabajo y sacrificio en los rincones más remotos de la provincia, pero ahora con la ayuda de la tecnología, en tiempos en que las domas y jineteadas se transmiten por Facebook y Whatsapp.

“La tecnología ha generado que la gente de campo lleve mejor la soledad y la vida sea mucho más fácil”.“El solo hecho de poder hablar por teléfono desde cualquier parte y estar comunicado con los afectos es algo increíble”. “Hoy te enterás de las jineteadas a través de Facebook y la gente compra y vende por las redes sociales”. Ángel Rondanina. Poeta, escritor y animador de festivales gauchos

Mujeres de Campo, un grupo de Facebook con más de 3000 contactos

Las mujeres gauchas también están organizadas e integradas a las nuevas tecnologías. En Facebook, un grupo denominado Mujeres de Campo promociona actividades sociales y culturales y mantiene una red de contactos de más de 3000 personas de distintos puntos del país. Muestra el trabajo cotidiano de miles de mujeres que viven y trabajan en el campo. También promociona la venta de artículos vinculados al campo y, a su vez, un grupo de Whatsapp denominado Hablemos de Campo, que suma seguidores de todo el país y es muy popular entre la gente gaucha.