Piedra OnLine

lunes, 23 de enero de 2017

Por la contaminación del río, la opción es la pileta

Flavio Ramírez
ramirezf@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- Desde que comenzó el verano se incrementó notablemente la cantidad de personas que concurren a clubes con piletas por temor a enfermarse por la contaminación del río Limay. Eligen resguardarse bajo los árboles del club o, en el caso de ir a la costa, remojar los pies en la orilla de los espigones.

En las últimas semanas todos los clubes que tienen piletas de natación vieron un notable aumento de sus bañistas. “La temporada de pileta arrancó el 1 de diciembre, y si bien desde el primer día comenzaron a utilizarla, a partir de enero y con el boom mediático de la contaminación de los ríos se llenó”, afirmó Leandro Boscarin, coordinador de las colonias del club El Biguá.

“Años anteriores teníamos el mismo sistema de pileta paga, pero como el río estaba bien la gente se metía y no se volcaba tanto a la pileta. Este año hay mucha más cantidad en la pileta y casi nadie en el río”, confirmó.

En el Club Alemán notaron un importante aumento de los bañistas. “Viene más gente a la pileta por el tema de los ríos”, afirmó Alejandro, el coordinador del predio. Precisó que el domingo último hubo más de 600 personas.

En el club Santafesino también aumentó el uso de la pileta, aunque allí la mayoría de los socios todavía prefiere meterse en el río. “Nosotros nos metemos y muchas de las mamás dejan que sus hijos estén todo el día en el agua”, dijo Fernanda, una socia.

María, empleada del club en el sector pileta, señaló que se notó un aumento de bañistas en los primeros días de enero. “Los niños son los que más las están usando, acompañados de sus padres que tienen que cuidarlos”, precisó.

Contó que hubo madres que dejaron de ir al club por temor a la contaminación, porque salían de vacaciones y no quería que sus hijos se enfermasen, mientras que otras los llevaron a la piscina.

El Cepron no posee pileta, pero sus socios no tienen problemas en utilizar el río. “La gente está reticente a meterse, tiene miedo, pero se mete igual”, afirmó Marcelo Lahoz, encargado del club. “Acá viene la gente de recursos hídricos toda la semana a hacer un control del agua, y demuestra que está bien”, agregó.

En clubes alejados del Limay, como la Asociación Española o Independiente, también se sintió un aumento de la demanda.

En el albirrojo señalaron que casi se duplicó el número de bañistas respecto del verano pasado. De todas formas no pudieron precisar si se debió al problema de los ríos. Lo mismo ocurrió en el predio de la calle Gatica.

Otro de los lugares elegidos por los bañistas es el complejo La Colonia, donde por 150 pesos diarios se puede disfrutar el día y la pileta. Emilio, el encargado, señaló que no se notó un aumento de gente, aunque reconoció que algún que otro visitante comentó que van al lugar escapando de la contaminación de los ríos.

Pese al aumento de la demanda de las piletas, no todos los neuquinos pueden disfrutarla. Para ellos, el río sigue siendo la mejor opción para pasar las tardes de calor, aunque se meten al agua con recelo.