Piedra OnLine

domingo, 23 de abril de 2017

Candidato del MPN, se busca

En el MPN retacean los candidatos. Por un lado, por estrategia. Está jugando fuerte en la ciudad, pero se regodea en el morbo de esconder los nombres. 

Prefiere incidir -complicar- en la interna de Cambiemos, marcar terreno inaugurando obras y ver más cartas sobre la mesa. Sin embargo, desde febrero calibra el impacto interno de uno y otro nombre entre los encargados de juntar los votos, esa selecta red de “encumbrados” referentes con los que el MPN construye la diferencia cuando cuenta los porotos. Es la hora de la “venta” interna de los candidatos. ¿Por qué? Por el daño potencial de no hacerlo en una estructura de 100.000 afiliados. Estas elecciones, las de concejales y diputados, serán interesantes para saber cómo hace para continuar con el eslogan del recambio generacional (nobleza obliga: plagado de relatividades de mayor o menor grado desde su origen). En plan conjetural (acaso el único válido hoy ante el cerrojo que Omar Gutiérrez impone sobre los nominados), algunos se inclinan a decir que en la lista de concejales podrían combinarse figuras que ya son parte de la estructura de gobierno con algunas jóvenes figuras emergentes. Para la lista de diputados hay cuestiones por resolverse. Son más complejas. Una de ellas es el mapa final de la fragmentación en la oposición (¿será o no será candidato Ramón Rioseco? Pechi le dice que no sea y hace la cuenta de lo que podría ganar; él prolonga el suspenso). Hay candidatos de renombre reservados para el número uno de la lista, según el escenario en cuestión, en un contexto donde todos los partidos chismean (notablemente) qué hace el otro. Algunos de estos candidatos, dentro del MPN, hasta deberían definir si estarían interesados. Ese es otro partido: estas candidaturas pueden ser asientos eyectores o trampolines para el reparto de poder hacia el 2019.