Piedra OnLine

viernes, 14 de abril de 2017

Pereyra negocia puntos clave de la flexibilización en Vaca Muerta

El coqueto Hotel Sheraton Libertador fue el escenario para la primera de una serie de reuniones que impulsa el titular del sindicato de Petroleros Privados, Guillermo Pereyra, con la intención de llenar los blancos de la adenda al convenio colectivo de trabajo que cambió las condiciones laborales de los operarios del no convencional. El sindicalista reconoció que “hay cosas por corregir”.

Pereyra aseguró que hay dudas sobre la aplicación de algunos de los puntos incorporados y agregó que varias empresas hicieron mal las liquidaciones: “van a tener que liquidar bien”.

Uno de los ítems sobre los que volvió el petrolero fue las denominadas “horas taxi”. “(Los trabajadores) tienen ocho horas de descanso y tienen que ir a dormir a lugares adecuados no puede ser que se queden en un trailer ahí en la locación, no se puede dormir por los ruidos. Tienen que ser trasladado algún otro lugar. Sino se tienen que pagar las horas taxis”, dijo.

Destacó la predisposición de las empresas para retomar la discusión y adelantó que el próximo miércoles volverán a encontrarse. Pereyra estuvo acompañado por Marcelo Rucci, Ricardo Astrada, el titular de Petroleros Jerárquicos, Manuel Arévalo, y parte del cuerpo de delegados. El encuentro se realizó en dos instancias ya que primero se reunieron con los representantes de las operadoras y luego con las empresas de servicios especiales.

Los cambios en las condiciones laborales de los operarios dedicados a la actividad no convencional, definido como acuerdo de productividad para Vaca Muerta, fueron parte de un paquete que obligó al gobierno provincial a congelar impuestos, al nacional a extender los subsidios a la producción de gas hasta el 2021 y que exigió a las compañías inversiones bajo este esquema.

Entre otros aspectos se modificaron los diagramas de trabajos, el número de operarios por dotación y la multifuncionalidad de tareas. En suma esas modificaciones afectaron los salarios de los trabajadores petroleros.

También se refirió a los despidos. “Creo que en la medida que estemos reunidos y empiecen a venir las inversiones como están viniendo, vamos a ir recuperando los puestos de trabajo que perdimos”, explicó Pereyra. Agregó que en total en la Cuenca Neuquina se perdieron 1.037 puestos de trabajo en los últimos meses.

“Están en el listado, estamos terminando los trámites burocráticos para que comiencen a cobrar la resolución del ministerio (de Trabajo). Son los compañeros que tienen prioridad en la medida que vayan subiendo los equipos”, dijo el sindicalista.

Finalmente Pereyra destacó las inversiones confirmadas en las últimas semanas. Y señaló que de acuerdo a los planes comprometidos el próximo mes comenzarán a subir equipos.