Piedra OnLine

domingo, 14 de mayo de 2017

Diputados destacan la tarea de la monja que ayuda a travestis

Un nuevo reconocimiento logró la hermana Mónica Astorga, del Monasterio de Carmelitas Descalzas de Centenario, que desde hace doce años ayuda a personas transexuales a abandonar la prostitución y el alcohol y las drogas para iniciar un camino de reinserción social.

Esta vez el reconocimiento llegó de parte de los diputados a través de una declaración que establece de Interés Legislativo la labor de la religiosa. Entre los fundamentos, los legisladores señalaron que la hermana “contiene a transexuales que han visto vulnerados sus derechos básicos a la dignidad, la identidad, la vida familiar y la posibilidad de acceder a un empleo digno como consecuencia de su derecho privado a optar por su sexualidad”. Y agregaron que “gracias a su tarea, estas personas están trabajando en peluquerías, talleres de costura, cuidado de adultos”.

En diálogo con LM Neuquén Astorga comentó que este reconocimiento “ayuda a dar visibilidad a las chicas”.

Pero lo que más le interesa a la religiosa es “que se comprometiera más gente para ayudar en forma concreta y no de palabra”, en relación a las dificultades del proyecto de crear un hogar de día para adultos mayores que lleva adelante la asociación civil Vidas Escondidas, conformada por mujeres transexuales, por el cual solicitaron la cesión de un terreno que pertenece al Obispado.