Piedra OnLine

viernes, 12 de mayo de 2017

El MPN acusa a Laura Plaza de hacerle el juego a Pechi

La concejala que abandonó el partido se defendió: "Que lo prueben".

Ana Laura Calducci calduccia@lmneuquen.com.ar

Como se había previsto, la elección del nuevo síndico municipal quedó desierta, porque ayer nadie consiguió los 10 votos necesarios. La presidenta del bloque del MPN, Andrea Ferracioli, denunció que el nombramiento se frustró porque el intendente “metió la cola” y apuntó contra la concejala Laura Plaza, que rompió con su partido. Sorprendida, la edil que dejó la bancada adujo que su ex jefa “tendrá que probar” el supuesto acuerdo con Horacio Quiroga.

En el MPN, hasta hace poco, estaban confiados en que iban a imponerse al elegir el síndico, porque tenían 7 votos propios y 3 posibles adhesiones externas. Por eso, el portazo de Plaza cayó como un baldazo de agua fría.

Ayer, el voto que perdieron fue clave. La postulante impulsada por el MPN para el órgano de control, María Noemí Díaz, cosechó 9 adhesiones y faltó una mano más para lograr la mayoría que establece el reglamento. Plaza votó por Soraya Rosas, funcionaria municipal, quien cosechó ese único respaldo.

Los quiroguistas, en tanto, apoyaron la reelección del actual síndico Eduardo Benko, a sabiendas de que perdían. Lograron 7 votos, gracias a la adhesión de UNE-Neuquén Puede y el CC-ARI. Luis Durán, afín a Ramón Rioseco, se cortó solo y eligió a Ana María Vecchi. Así, el nombramiento quedó desierto y habrá que empezar todo el concurso de nuevo.

Visiblemente molesta, Ferracioli dijo que “está muy claro que el síndico municipal no está por la cola que metió el intendente”. Trató de no polemizar con su ex compañera de bloque, pero no pudo contenerse y deslizó que “Laura Plaza votó a un candidato de Quiroga”.

La ex edil emepenista, que ahora integra el bloque unipersonal Convicción Cívica, le restó importancia a la crítica. “No creo que haya sido clave mi voto; no tengo por qué votar lo que decidan los demás”, explicó Plaza.

Añadió que Rosas no tiene vínculo con el intendente, por eso Ferracioli “tendrá que probar lo que dice, no sé a lo que se refiere”. Afirmó ser fiel a sus convicciones y señaló que ese fue uno de los motivos por los que renunció al bloque del MPN: “Porque tengo libertad y sobre todo conciencia”.

“La contadora Rosas, como también la contadora Díaz, eran las dos candidatas entre las que estuve decidiendo y de todas maneras tengo entendido que también hubo un cambio de nombres y de votos de otros concejales, por lo menos respecto de lo que se dijo públicamente”, deslizó Plaza, en alusión a que se esperaba que el MPN apoyara a Andrés Vicel, ex contador del ISSN.

Antes de votar, Francisco Sánchez, del PRO, también sostuvo que la bancada presidida por Ferracioli tenía la intención de nombrar un contador afín. “El gobernador decidió a dedo que un funcionario del MPN de toda la vida sea el próximo síndico”, alertó.

A culminar la sesión, Plaza trató de demostrar que no jugó a favor de unos ni de otros. Confirmó que renunciará a su afiliación partidaria y anunció que para ella “hoy empieza una nueva etapa, por lo menos políticamente”.

Explicación Las razones para pegar el portazo

La concejal Laura Plaza anunció que hoy, en conferencia de prensa, dará a conocer todos los motivos que la llevaron a romper con el MPN y qué camino piensa seguir en su carrera política.

Adelantó que siempre buscó decidir “con convicción” dentro del Concejo Deliberante y eso “era una parte de las diferencias, pero no la única”. Confirmó también que en el MPN “están equivocados” si esperan que deje libre la banca por la que fue elegida y planteó que hoy aclarará esa situación.

Desde el MPN informaron que se presentó una nota a la Junta de Gobierno y la Convención de ese partido, para impulsar el ingreso al Deliberante de Osvaldo Cuevas, el candidato que seguía en la boleta de la elección de 2015.

El sillón de uno de los tres síndicos quedó vacío

Tras el fracaso de ayer, el nombramiento del síndico que suceda a Eduardo Benko podría postergarse hasta fines de este año o mediados del que viene. La legislación indica que hay que iniciar el concurso de nuevo, pero aún no está claro si harán una convocatoria de inmediato o si esperarán a la renovación electoral en el Concejo.

Mientras tanto la Sindicatura funcionará con dos integrantes.

Como este año se eligen nueve concejales se corre el riesgo de iniciar una selección y que, a mitad de camino, cambien los evaluadores. En los próximos días, los titulares de los bloques definirán en qué plazo llaman a concurso para síndico. También hubo propuestas en la sesión de ayer para modificar el mecanismo y así evitar los distintos criterios sobre las incompatibilidades y el proceso de votación.

Luego, deben cumplir plazos para inscripciones, impugnaciones, evaluaciones y entrevistas personales, lo que demora en total más de cuatro meses. Por lo tanto, es poco probable que el nombre de quien ocupará el cargo se conozca este año.