Piedra OnLine

sábado, 6 de mayo de 2017

"La Iglesia no levantó la voz contra el genocidio"

El cura Rubén Capitanio criticó el llamado a una reconciliación que propone el Episcopado.


Pablo Montanaro
montanarop@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- “Los obispos han planteado el tema de manera tan poco lúcida que sólo han provocado un total rechazo a su inexplicable intención”, afirmó a LM Neuquén el padre Rubén Capitanio en relación con la convocatoria que hiciera la Conferencia Episcolar Argentina a debatir los acontecimientos ocurridos durante la última dictadura militar e impulsar una reconciliación entre víctimas y victimarios del terrorismo de Estado.

El cura de la Parroquia Nuestra Señora de Luján de Centenario e integrante de la Pastoral Social precisó que los obispos “deberán reconocer tarde o temprano que no tienen autoridad moral para opinar sobre este tema”.

Explicó que el Episcopado junto a algún otro sector de la Iglesia (el Obispado castrense, grupos de laicos y sacerdotes) “son parte de los responsables del genocidio porque participaron, encubrieron u omitieron asumir el compromiso que la gravedad de los hechos de esa hora requerían y era obligación de la Iglesia asumir”. El religioso agregó que “ni siquiera quisieron ver a las víctimas de la propia Iglesia”.

Por eso precisó que hasta que la Iglesia o el Episcopado “no reparen esa complicidad, haciendo todo lo que puedan hacer para que se conozca la verdad de lo ocurrido y colabore para que haya la mayor justicia posible sobre las responsabilidades, deben como obligación entregar a la Justicia todo lo que saben sobre lo ocurrido en esa época, especialmente lo actuado por el Obispado castrense”.

El sacerdote, quien trabajó con Jaime de Nevares, afirmó que “la Iglesia fue cómplice del terrorismo de Estado”, y lo ejemplificó al señalar que “de 87 obispos solamente tres levantaron la voz contra el genocidio, entre ellos Don Jaime”.

Sobre el fallo de la Corte Suprema de Justicia que beneficia a los represores condenados por delitos de lesa humanidad, Capitanio afirmó que “es la actualización de los indultos” decretados por el gobierno de Carlos Menem en los 90.

“La Iglesia primero tiene que recuperar la autoridad moral que perdió, tiene que reconocer la complicidad del pasado y colaborar realmente con la verdad y la justicia”, subrayó.

También Inés Ragni, Madre de Plaza de Mayo filial Neuquén y Alto Valle, cuestionó a la cúpula de la Iglesia “porque lo que quieren es unir a los desaparecidos con los militares, quieren una reconciliación, y las Madres y los organismos no estamos de acuerdo porque no hay reconciliación si no hay memoria, verdad y justicia”.

Organismos de DD.HH. y las Madres marcharán el jueves contra el fallo

Las Madres de Plaza de Mayo filial Neuquén y Alto Valle junto a organizaciones de derechos humanos de la región marcharán el jueves 11 en rechazo al fallo de la Corte Suprema de Justicia que otorgó el beneficio del 2x1 al represor Luis Muiña, condenado por delitos de lesa humanidad cometidos en la última dictadura militar.

“Le decimos a la Corte Suprema que desde Neuquén vamos a luchar hasta el último momento para que ningún represor salga con el 2x1; tienen que ir a la cárcel y no a sus casas”, afirmó Inés Ragni, madre de Plaza de Mayo, en conferencia de prensa.

Lolin Rigoni, otra madre, señaló que este fallo “es infame, es cruel, es una inequidad total porque es una justicia malvada, perversa, y entonces realmente merece que salgamos a la calle a repudiarlo”.

Anunciaron que la marcha es para “repudiar en la calle” el fallo del máximo órgano judicial. En los próximos días confirmarán el lugar y la hora de la convocatoria.