Piedra OnLine

sábado, 3 de junio de 2017

Neuquén y Río Negro frenaron el pedido de agua de Buenos Aires

Omar Gutiérrez dijo que había acordado con su par rionegrino la realización de un estudio previo. Preocupa el bajo caudal que tiene la cuenca.
Los mandatarios provinciales deberán resolver si se divide el agua del río para cumplir con las necesidades de cada zona en la Autoridad de Cuencas.


“Primero vamos a realizar un estudio técnico y científico para determinar el estado de las cuencas de los ríos y sus proyecciones a futuro”. Fue la condición que impuso ayer el gobernador Omar Gutiérrez al pedido de la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, para pedir un cupo de agua del río Negro .

Vidal reclamó el uso de unos 201 metros cúbicos por segundo de agua del Negro para conducirlos hacia el sudoeste de la provincia de Buenos Aires y regar unas 600 mil hectáreas. Los primeros en oponerse a esta solicitud fueron los representantes neuquinos de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas, planteando su preocupación por las significativas bajantes que sufren los ríos Neuquén y Limay que alimentan el Negro.

Gutiérrez se metió de lleno ayer en la discusión y comentó que en un diálogo telefónico con el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, acordaron acciones conjuntas. “Coincidimos en que es necesario que se lleve adelante un estudio técnico de las cuencas hídricas a partir de los cambios climáticos que se han producido y de la proyección respecto del medio ambiente y a partir de una serie estadística de la utilización que hace cada una de las tres provincias (Buenos Aires, Neuquén y Río Negro) de sus cuencas y con datos sobre la proyección de la demanda, poder a partir del diálogo sentarse en una mesa y llegar a un acuerdo que establezca un uso racional, sustentable y sostenible del recurso hídrico”, aseguró ayer el gobernador luego de participar en Plottier del acto por el Día del Bombero Voluntario.

Ríos bajos

Gutiérrez también coincidió con la preocupación por el escaso caudal que presentan los ríos de la región y lo que podría ocasionar si se desvía agua hacia Buenos Aires. Cabe recordar que en estos días el río trae 320 metros cúbicos por segundo. Vidal pidió utilizar 201.

“Esta situación genera la necesidad de un estudio técnico, respetando el medio ambiente. Es necesario un acuerdo de utilización de los cupos de caudales a partir de una serie de estadísticas de la cronología de cómo se fue comportando la demanda de cada una de las provincias”, agregó.

Ratificó que aún no hay una decisión tomada. “Son los gobernadores de ambas provincias los que establecerán a través del diálogo, un acuerdo. El estudio hay que hacerlo. De ahí en adelante vienen los acuerdos”, finalizó el mandatario.

El próximo paso es definir quien y cómo se hará cargo de la realización del estudio.
El dato
260
milímetros era el promedio de lluvias para la cuenca de Huiliches y este año sólo cayeron de 50.
El endeudamiento desde la óptica oficial
“Si una provincia se endeuda es porque es reflejo de una macroeconomía nacional en crisis”. Con esta definición salió ayer Omar Gutiérrez a contestarle al quiroguismo por la sanción de una comunicación del Concejo Deliberante que expresa “preocupación” por la deuda de Neuquén. “Las finanzas provinciales y las economías regionales son el reflejo o consecuencia de la macroeconomía de los gobiernos nacionales. Hace 8 años que la economía del país no crece y que las economías regionales no crecen”, dijo.