Piedra OnLine

viernes, 14 de julio de 2017

Afiliados al PAMI Neuquén van de mal en peor: médicos hematólogos dejarán de atenderlos

La Asociación que los nuclea indicó que la Obra Social dles debe 2 millones de pesos y dejó de pagar el 60% de prestaciones ya realizadas.
Los afiliados al PAMI en Neuquén van de mal en peor: después de la quita del 100% en cobertura de remedios, del anuncio de la suspensión de la atención en las guardias en Neuquén, Cipolletti, General Roca y Bariloche, ahora los médicos hematólogos anunaicaron que dejarán de atender a los que tengan esa obra social por una deuda de $2 millones.

Los médicos nucleados en la Asociación de Hematología y Hemoterapia Norpatagónica dejarán de atender al PAMI en Neuquén y Río Negro, según confirmaron en un comunicado enviado a la prensa.

"Pese a las notas, reuniones y reclamos realizados, la obra social PAMI nuevamente dejó de validar más del 60% de las practicas desarrolladas por los profesionales durante el mes de abril -indicaron-. Esto se suma a lo adeudado en meses anteriores y a los topes impuestos por el organismo que limita sin criterio médico tanto prácticas como consultas. Ante este panorama que dista de regularizarse, la Asociación de especialistas en hematología y hemoterapia tomó la decisión de suspender la atención médica para los afiliados de PAMI en las provincias de Neuquén y Río Negro".
Según estos especialistas, PAMI mantiene con la Asociación una deuda que ronda los 2 millones de pesos debido a la retención del 50% de lo facturado en los meses de enero, febrero y abril.

"Sin previo aviso, la entidad retuvo el pago parcial de gran parte de la facturación que corresponden a prestaciones médicas, básicas en el ejercicio de la especialidad", agregaron.

Pablo Raña, presidente de la Asociación, afirmó que “tratamos por todos los medios de evitar perjudicar a los pacientes y por ello se apeló constantemente al dialogo con las autoridades a través de notas y peticionando reuniones con los referentes de ambas provincias para que revean su actitud, pero todos los esfuerzos fueron en vano” y añadió “lamentablemente no encontramos forma de continuar brindando prestaciones que PAMI no va a abonar, ya que es imposible absorber por cuenta propia los costos que implica todo el mecanismo de atención”.

En cuanto a los topes, la obra social pretende que los especialistas reduzcan el número de consultas y prácticas "como si se tratara de cuestiones materiales perdiendo de vista que se trata de personas que requieren tratamientos imprescindibles para su vida", indicó.

“Validan una consulta al mes cuando determinadas afecciones requieren dos o hasta tres consultas por semana, y además pretenden reconocer solo cuatro transfusiones cuando clínicamente una persona con leucemia puede necesitar más” sostuvo Raña quien enfatizó “nos resistimos a prestar un servicio de calidad inferior al necesario, con el único fin de abaratar los gastos de PAMI”, cerraron los especialistas.