Piedra OnLine

domingo, 26 de noviembre de 2017

El "Gutierrismo" Vs el "Figueroismo".-

Hay un “gutierrrismo” en ciernes dentro del MPN? La pregunta circula en ámbitos más o menos exclusivos del partido y la respuesta obtenida en esos mismo lugares apunta a que la idea está presente, pero en una forma primitiva y sin fuerza suficiente como para terminar en un divorcio con Jorge Sapag, el autor de la fórmula gobernante que, además, transita por una etapa crítica de convivencia.

La llegada del diputado Pablo Bongiovani a la vicepresidencia primera de la Legislatura en reemplazo de Alma “Chani” Sapag, que ocupará una banca en Diputados del Congreso Nacional a partir del 10 de diciembre, inaugura un nuevo ciclo en esta construcción política. Además constituye el primer movimiento de rotación de una pieza que lleva el sello exclusivo del gobernador. El legislador seleccionado para el cargo, con más popularidad por su carrera musical que por su actividad política, es un hombre leal al gobernador y con este cambio ocupará el segundo puesto en la línea de sucesión.


El ensayo Gutiérrez-Rolando Figueroa no está dando buenos resultados. El gobernador y el vice desarrollan agendas no convergentes y se evitan desde hace tiempo. Casi desde el comienzo estuvieron a punto de ebullición y sus operadores hacen zancadillas, además de pelearse en las redes sociales por un mismo público o audiencias, como denominan los modernos a los grupos de personas cuyo interés hay que capturar para algún fin. Gobernador y vice caminan la provincia todo el tiempo, pero la política de la selfie se ha instalado como estrategia para mostrar todo lo que se hace en la jornada como complemento de lo primero, o al revés.

El gobierno ya quemó dos años de gestión y hasta aquí no tiene para mostrar políticas o leyes que hayan dado vuelta a la provincia como a una media. Por el contrario, Neuquén sigue con serios problemas de deterioro en prestaciones de servicios básicos de Salud, Educación y Seguridad.

La de Gutiérrez y Figueroa es una gestión que se dedica a administrar los recursos, que sigue apostando al crecimiento de la economía a través de las inversiones en gas y petróleo y que llega a fin de año a fuerza de endeudamiento, algo que no es mal visto hoy porque se trata de una política que acompaña el clima de época.

Decisiones que responden al ambiente actual que irradia el macrismo se observan también en otros aspectos, como la reducción de la tolerancia del Estado frente a la protesta social. Viene sucediendo con los conflictos territoriales con comunidades mapuches en la zona caliente de Vaca Muerta y ahora se suman estrategias parecidas con dirigentes de sindicatos que agrupan a empleados públicos.

Tal vez con un poco de sobreactuación para demostrar que en Neuquén también “hay mano dura”, esta semana hubo un movimiento de pinza con la justicia y la policía para forzar el levantamiento del acampe de los estatales en la manzana donde está ubicada Casa de Gobierno. Después llegó una infructuosa instancia de negociación y la semana terminó con una amenaza del gremio que anunció nuevos cortes de ruta y bloqueos en los accesos a la ciudad para esta semana.

Por estas horas se termina de cocinar la nueva ley de Ministerios, un proyecto que en los próximos días Gutiérrez enviará a la Legislatura. El nuevo organigrama incluirá decisiones sobre rotación y salida de funcionarios. Lo que surja será fruto de una negociación que lleva tiempo y que mide fuerzas en el núcleo duro que queda del proyecto original que llevó al poder a Gutiérrez y a Figueroa. Esa base que aún sigue sólida es la que integran el gobernador y Sapag, mientras que Figueroa se mueve por carril separado y espera señales más claras de Guillermo Pereyra, el senador del MPN y dirigente del gremio de los petroleros que podría ir a una interna en caso de ser necesario para renovar su banca en el Congreso, que es su aspiración. Claro que si Pereyra logra el objetivo por otra vía, es muy probable que Figueroa quede colgado de la palmera.