Piedra OnLine

martes, 26 de diciembre de 2017

Hay 30 denuncias al mes de violencia hacia los chicos

El dato surge de la línea 148, que recibe denuncias y pedidos de ayuda de víctimas. La mayoría de los casos se da en el ámbito familiar.

Aunque la violencia hacia las mujeres es una de las problemáticas más visibilizadas para los dispositivos de asistencia a las víctimas, hay otros grupos vulnerables, como los niños y adolescentes, que también demandan contención en situaciones difíciles. A un año de su inauguración, la línea provincial 148 atendió unos 30 reclamos mensuales de chicos y chicas que vivían en climas violentos.

En diciembre del año pasado, el gobierno de la provincia puso en marcha una línea telefónica para brindar ayuda las 24 horas a personas que estuvieran atravesando situaciones de violencia. El sistema funciona por la colaboración de profesionales del Ministerio de Salud y Desarrollo Social junto al Ministerio de Ciudadanía y, en un año, recibió 2787 llamados.

Según explicó María Soledad Crespín, la coordinadora de la 148 por parte del área de Ciudadanía, la mayor parte de los llamados responden a situaciones de violencia familiar, pero otro 12% del total de las consultas se refirieron a pedidos de ayuda para niños, niñas y adolescentes. En total, fueron 327 peticiones para resolver problemáticas referidas a los más jóvenes. “Aunque se suele pensar que solamente llaman las propias víctimas, en muchos casos son otros familiares, vecinos o personas cercanas que detectan una situación violenta y nos consultan”, expresó Crespín. De esta manera, un trabajo lento pero arduo de concientización logró posicionar la violencia como una problemática social que excede el ámbito privado.

Si bien la línea telefónica no tuvo difusión previa, desde los primeros meses comenzaron a llegar llamados y algunos eran de personas que no era víctimas, sino testigos de la violencia. Así, el “mejor no meterse” parece desterrarse y hasta los padres de algún compañero de jardín o la escuela llaman al notar que un amigo de sus hijos es violentado en su casa. Crespín detalló que en la mayoría de los casos los llamados buscan conocer a qué institución deben recurrir ante estas situaciones.