Piedra OnLine

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Pereyra agitó la interna del MPN tras el voto de Chani

Pidió debate y "justicia social". Criticó el OK a la reforma jubilatoria.

Neuquén.- Guillermo Pereyra volvió a agitar las aguas internas del MPN y, como es costumbre, juega en todos los lados de la cancha con tal de tener una centralidad para no apagar el debate dentro del partido.

El senador y líder petrolero criticó duramente a la diputada Alma “Chani” Sapag, por dar el voto, la madrugada de ayer, para la reforma previsonal que pedía el presidente Maucicio Macri, consensuada con los gobernadores.

“Siento vergüenza partidaria, esto no es el MPN. Estuve escuchando el discurso de la diputada Sapag y realmente es una pena”, disparó Pereyra, casi una voz autorizada para tener opiniones que rayan en los exabruptos en política.

Chani Sapag fue criticada por el tono de la campaña política, cuando desde la militancia del MPN se agitaron banderas en contra de Cambiemos y las reformas previsional y laboral que, además, involucró el acompañamiento de sindicatos como ATE y ATEN y otros gremios neuquinos.

Pero su voto no fue fruto del cuentapropismo, sino del acuerdo de Macri con los gobernadores, y en este caso con Omar Gutiérrez, en el marco del consenso fiscal. En principio, Neuquén resistió a la armonización de la caja del Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN) con Nación. Eso, hasta ahora, está cumplido, y los jubilados neuquinos cobran el 80% móvil. Por lo menos hasta ahora.

Pero hacia afuera del partido, un sector importante le pasó factura a la legisladora por la discordancia entre el discurso de campaña y el voto a favor de la reforma previsional la madrugada de ayer.

Pereyra hizo dulce de esta situación dentro de la interna y deslizó que el apoyo a la reforma tiene un costado antipopular. “El MPN Es el que levantó las banderas de la justicia social; y no lo digo yo, lo dicen el acta fundacional y la carta orgánica del partido. Por eso digo que este voto no es el MPN y menos su intervención, donde no se dijo nada y eso es lo lamentable”.

Pero la indignación de Pereyra se da de bruces con el registro personal y con cómo se movió el senador en relación con la gestión que, claramente, se mezcla con la política. Estuvo muy alineado a Macri, sin que esto le cueste demasiadas críticas dentro del seno partidario. Fue uno de los primeros en votar la adenda petrolera para potenciar las inversiones en Vaca Muerta, una maniobra que dejó en stand by y en la casa a 1300 empleados de YPF que trabajaban en el sector no convencional de la industria.

Más allá de la crítica a Chani Sapag, Pereyra deslizó que el MPN necesita equilibrar la discusión interna. Por ahora, el monopolio de las decisiones está en la línea azul, que comanda Gutiérrez, con el sello pionero de Jorge Sapag.

“Vamos a acompañar a un dirigente que levante las banderas de la justicia social”, concluyó..

El sindicalista petrolero dijo que le dio “vergüenza partidaria” el voto a la reforma previsional. Sin embargo, fue consensuado entre Macri y Gutiérrez.

“Me da pena ver a los gobernadores sentados disciplinadamente, poniendo la cara por el Gobierno Nacional. Ellos tienen que defender los intereses de su pueblo y provincia”, afirmó Guillermo Pereyra, Senador nacional por el Movimiento Popular Neuquino

Un sindicalista de amplio espectro

En la mesa de Macri


Guillermo Pereyra participó activamente de la mesa nacional Macri Presidente, en el final del kirchnerismo. Nunca convalidó la candidatura de Daniel Scioli, el legado de Crisitina Kirchner.

Un pionero reformista

El senador fue el principal impulso de la adenda al convenio colectivo de trabajo petrolero. Implicó readecuar tareas en Vaca Muerta con el argumento de atraer inversiones.

A favor de los jubilados

El proyecto de reforma jubilatoria no fue votado por el senador Pereyra. A pesar de acompañar en varios proyectos al gobierno nacional, puso un freno en esa polémica iniciativa.